viernes, septiembre 17, 2021

Técnicas de SEO para emprendedores

2020. Usualmente, cualquier emprendedor que dirige una empresa tiene la necesidad de dar el salto al mundo digital. En el afán de hacerlo, investiga sobre estrategias a seguir, lee infinidad de artículos, consume una gran cantidad de vídeos que hablan sobre cómo conseguir tener una buena presencia online y, entre toda esa infinidad de información hay un término que se repite una y otra vez y que llama poderosamente la atención: SEO. Según dicen los especialistas, se trata de la forma más rentable de obtener tráfico de calidad a la web.

9 de abril de 2021

SEO (acrónimo de Search Engine Optimization, Optimización para Motores de Búsqueda o, coloquialmente Posicionamiento en Buscadores), es un conjunto de técnicas destinadas a mejorar las posiciones que los resultados de los sitios webs poseen en las páginas de resultados de los buscadores web (llamadas SERPs, acrónimo de Search Engine Result Pages). Sin embargo, el SEO va más allá.

“El SEO consiste también en mejorar la visibilidad online de los sitios web en las SERPs. ¿Qué significa esto? Pues que cuanto más a menudo aparezcas (y mejor posicionado, es decir, más arriba), más posibilidades habrá de que los usuarios encuentren tus resultados. Básicamente, lo que tratamos de conseguir es que un sitio web aparezca bien posicionado para el mayor número de búsquedas directa e indirectamente relacionadas con su negocio. Eso que llamamos palabras clave y que seguramente también te suena (venga va, en inglés, keywords)”, explica Sergio Redondo, SEO Manager de Grupo Raíz Digital.

¿Qué tengo que hacer para aparecer como un resultado en las SERPs?

Es importante seguir estas cinco cuestiones:

Arquitectura

Contenidos

Indexación

Enlaces

Rendimiento

El orden ayuda a encontrar las cosas

Poseer un sitio web bien organizado es fundamental para que los motores de búsqueda encuentren la información que hay en las páginas que lo componen. Una web con una arquitectura (es decir, con una organización) bien planteada, en la que podamos acceder a sus contenidos de una manera sencilla y a tan solo unos clics de distancia entre ellos, será una web que los buscadores podrán visitar fácilmente y, como consecuencia, encontrar y entender lo que hay en ella.

Lo que dices y cómo lo dices

Poseer unos contenidos que estén directamente relacionados con nuestro negocio, que hable de él, de sus productos o servicios, utilizando la terminología más afín a nuestro nicho, siendo claros en la exposición pero rigurosos en la explicación, nos permitirá convertirnos en una web que genere confianza de cara al usuario y, por tanto, de cara al buscador también.

Ten siempre en mente lo siguiente: sé directo, sé claro y sé único.

Ofrecer en una página web lo que se espera de ella es fundamental: si tu página trata de cerdos vietnamitas, no te pongas a hablar de serpientes pitón. No cargues tus páginas de texto sin otro objetivo que el de conseguir una mayor extensión y meter palabras claves; a veces, resuelves mejor una duda en dos frases que en una disertación soporífera. Y por último, sé original y destaca aquello que te hace diferente del resto; si somos igual al resto, no habrá ningún motivo por el que los usuarios —y por tanto los buscadores— decidan decantarse por nosotros.

Para aparecer hay que estar… y ser encontrados

Los motores de búsqueda —también llamados buscadores— son unos programas cuyo objetivo es recopilar la información disponible en la World Wide Web (eso que en nuestro lenguaje común denominamos internet, ¡pero que no es lo mismo!), organizarla y, ante una búsqueda concreta de un usuario, mostrar aquella información que mejor responda a dicha consulta. Estamos ante lo que podríamos denominar tres fases clave: recopilación (rastreo y análisis), organización (indexación) y muestra (recuperación). Es fundamental que facilitemos al buscador las dos primeras fases.

Por un lado, este tiene que ser capaz de encontrar nuestras páginas web; si no las encuentra no podrá acceder a nuestros contenidos y no podrá saber de qué tratan estos, lo que conlleva que no pueda organizar nuestra información en su índice (indexación) y por tanto no sepa si somos relevantes de cara a qué consultas realizadas por los usuarios. Como ves, de la primera fase, el rastreo, dependen las otras dos. ¿Cómo hacemos para que el buscador encuentre y rastree nuestras páginas? Pues haciéndolas rastreables. El modo en que los buscadores descubre nuevos contenidos es saltando de enlace en enlace mediante unos pequeños programas que se llaman arañas. Por tanto, nuestra web deberá ser accesible mediante algún tipo de “vía de entrada”, y un enlace es la forma más sencilla de asegurarnos que esta “primera visita” se realiza.

Pero de nada sirve que el buscador nos encuentre si luego no puede ver lo que hay en nuestras páginas. Existen una serie de obstáculos que impiden que un motor de búsqueda pueda leer nuestros contenidos, así como también para que pueda indexarlos. Identificar estos problemas y saber cómo solventarlos es fundamental para asegurarnos de que nuestras páginas son aptas para aparecer en las SERPs.

Las autopistas de internet

Los enlaces son el entramado que mantiene viva la Web. Sin ellos, la Web sería una inmensidad de páginas aisladas, inaccesibles y, por tanto, inútiles. Los enlaces son la savia de ese gran árbol que es la World Wide Web, y su principal función es el correcto reparto de los nutrientes a cada una de sus partes. Aquellas zonas del árbol que más nutrientes reciban estarán más sanas y se mostrarán más vigorosas, mientras que las que obtengan menos insumos acabarán decayendo.

Asegúrate de que las páginas de tu web están enlazadas por otras webs, y si estas están íntimamente ligadas con tu negocio mejor. Es mejor tener pocos enlaces buenos que conseguir muchos enlaces malos.

La velocidad es fundamental

Procura que tu web sea lo más rápida posible. La experiencia de usuario es fundamental tanto de cara a nuestros posibles clientes como a los buscadores. Piensa en ti mismo como usuario de internet. ¿Qué prefieres? ¿Qué las páginas que visitas se carguen rápido o ver como la barra de progreso avanza lentamente hasta que, al fin, puedes ver el contenido que querías? Pues los motores de búsqueda son de la misma opinión que tú.

“Estos son los puntos a los que, al menos en un primer momento, deberías prestar atención si quieres mejorar la visibilidad de tu web en buscadores como Google. No es una tarea sencilla, exige mucho trabajo y, a veces, tendrás que desechar el trabajo realizado para tirar por otros caminos. Por eso, nuestro principal consejo es que confíes el SEO de la web de tu negocio a profesionales de confianza cuya trayectoria está respaldada tanto por casos de éxito como por una ética profesional demostrada. Es la manera más segura de no cometer grandes errores que puedan hundir tu web en la oscuridad de las SERPs”, asegura el especialista.

SEGURO QUE TE INTERESA…