jueves, diciembre 2, 2021

Cuidar los detalles para mejorar imagen de marca

ARTÍCULO DE IRENE LOZANO (ART MARKETING) / La imagen de una marca puede ser (y es, en realidad) algo tan frágil como el vidrio: puede mantenerse y durar durante años, pero un movimiento en falso puede hacer que se rompa. Más aún con la inmediatez con la que corren las noticias, hoy en día.

ARTÍCULO PATROCINADO POR HALLON

Por Irene Lozano, Consultora de Relaciones Púbicas en Art Marketing /22 de octubre de 2021

Cualquier empresa que lleve años en el mercado puede estar respaldada por unos resultados excelentes y contar con una consolidada cartera de clientes. Puede tener una muy buena reputación y ser un referente en su sector. Sin embargo, nada de esto puede salvarle de echar a perder su imagen por cualquier detalle que se descuide y perder así un negocio, la confianza de un partner o, lo que es peor, un cliente. 

Los eventos, ahora que vuelven a retomarse con auge tras los largos meses de pandemia, son, por ejemplo, parte de esos detalles que nunca debemos descuidar. Puede ser una presentación, la asistencia a una feria o simplemente un desayuno donde se darán cita directivos de distintas empresas. La clave está en el detalle, porque es entre ellos en donde se encuentra la diferencia entre lo improvisado y lo cuidado, entre lo estándar y la personalización, entre lo mediocre y lo bueno. 

El subconsciente se alimenta de tantas formas como sentidos tenemos las personas. Cualquier estímulo que recibamos, ya sea por los ojos, la nariz, la piel, las manos o la lengua es susceptible de generarnos un cambio de opinión en base a lo que relacionemos con él. Las grandes marcas lo saben, y por ello no dudan en realizar estudios para determinar qué color es el más adecuado para las paredes de un restaurante o cuál es el olor que nos hará pasar más tiempo en una tienda y, por lo tanto, adquirir más ropa. 

Si se trata, a modo de ejemplo, de organizar una reunión de trabajo, ya sea presencial u online, deberíamos prestar atención a todas las particularidades para que todo ayude a reforzar la imagen de nuestra marca y a generar un entorno que favorezca los comportamientos que queremos conseguir de todos nuestros públicos. 

Tampoco hay que olvidar que no elegimos un proveedor, producto o servicio sólo por la relación coste-beneficio, sino por las vivencias que nos aporta. Por ello es importante que cuidemos muy bien las experiencias que vamos a compartir con nuestros públicos, ya que éstas se recuerdan toda la vida.  

Según los expertos, los sentidos nos influyen a la hora de tomar una decisión ya que, según nos explica la neurociencia, las decisiones se toman desde la zona del cerebro encargada de las emociones. No hay nada que desate mejor las emociones que los propios sentidos. Esta disciplina lleva tiempo utilizándose por los profesionales del marketing. Existen especialistas en marketing sensorial que, utilizando este argumento y realizando estudios, llegan a saber con exactitud qué estímulos nos provocarán las reacciones que se esperan de nosotros, pues saben muy bien que todo influye en la creación del universo de una marca.  

Podemos ir más allá al intentar estimular los cinco sentidos a la vez y aportar así una experiencia envolvente y multisensorial. Esto se consigue, por ejemplo, con una vivencia gastronómica, que unifica un todo al contar con todos los elementos para estimularnos: colores, texturas, sabores, olores e incluso sonidos. Aun así, pueden darse también otra serie de experiencias. Como dice el dicho, todo suma.

El asesoramiento de las compañías, sea cual sea el sector, por parte de los expertos en la gestión de la imagen de marca es de vital importancia para evitar los casos de crisis y, en el caso de que se produzca, actuar con rapidez en solventarla.

Las claves para el éxito se encuentran en la personalización para cada empresa, cliente o persona, la empatía, la dedicación, la perseverancia, la constancia y el trabajo bien hecho. ¡También para cuidar y mantener la imagen de marca!

SEGURO QUE TE INTERESA…


ARTÍCULO PATROCINADO POR HALLON