jueves, diciembre 2, 2021

Periodismo proletario: ¿Pero cómo puede trabajar un periodista 10 horas diarias por 1.000 euros?

Es sabido que la profesión de periodista lleva muchos años, sobre todo desde la crisis de 2008, en grave decadencia. Mucho se ha hablado de ello. A esta cuestión, se refiere un capítulo de ‘No le des más whisky a la perrita / Vida, obra y milagros de Raúl del Pozo‘, interesantísimo libro escrito por Jesús Ubeda y Julio Valdeon.

ARTÍCULO PATROCINADO POR MYNEWS

Por Redacción, 16 de noviembre de 2021

La decadencia del periodismo tiene múltiples variables. Una de ellas es el descenso de su credibilidad de cara a la opinión pública. La descarada dependencia que muchos medios tienen respecto a partidos políticos y, sobre todo, a los grandes anunciantes, ya fue tocado en otro artículo. Tras la crisis de credibilidad, viene la crisis económica endémica de los medios de comunicación que, en última instancia, repercute en la caída de los salarios de los periodistas.

Esta es una de las muchas cuestione abordadas en el libro ‘No le des más whisky a la perrita / Vida, obra y milagros de Raúl del Pozo‘. En uno de sus capítulos, Jesús Ubeda y Raúl del Pozo abordan con amargura el fenómeno de la proletarización del periodismo y los bajos salarios que paga actualmente la prensa española. Por su interés, reproducimos aquí algunos pasajes de la conversación:

Raúl del Pozo: Yo no sé cómo estalla el periodismo en España [cita un caso concreto, cuyo nombre no citaremos aquí] ¿Cómo se puede tener a un tío en periódico como El Español, durante ocho o diez horas, por 1.000 euros?

Jesús Ubeda: No es el peor de los casos que conozco

Más adelante, continúan hablando sobre el tema y sobre los abusos de algunos medios que se aprovechan de la precariedad periodística.

Jesús Ubeda: Luego están los que trabajan gratis que, en primer lugar, se disparan ellos mismos a sus propios pies, pero, en segundo, disparan a los demás: cuando vas a un periódico y le ofreces un reportaje por equis dinero, más de uno te dice: “No, gracias, porque tengo a Fulano, que me lo hace por equis menos diez.

Raúl del Pozo: Hay una nueva esclavitud posmoderna que consiste en que ya no hay posibilidades de luchar. Ya no hay sindicatos de clase, no hay nada. La gente está condenada por una élite que se forra. Y luego hay esclavos bien vestidos. No van vestidos como antes, porque van a El Corte Inglés o al Zara. Pero son verdaderos esclavos. No se puede seguir así. ¡Cuando hay más dinero que nunca! Tú vas a un periódico y ves que hay tíos que ganan 200.000 euros y otros 500. ¿Pero esto qué es?

Entre bufidos, Raúl sigue purgando la indignación y la rabia que le generaba el estado en que se encuentra el periodismo contemporáneo:

Raúl del Pozo: El periodismo siempre ha sido muy difícil. Estuve tres o cuatro años que no tenía para comer, que no pagaba las pensiones. Mi hermano Augusto me lo recuerda. Ya te dije que vivíamos en la calle Libertad y no teníamos ni para pagar. Ibamos al cine a lavarnos porque había unos váteres cojonudos, llenos de mármol, como de palacios. E íbamos al Gijón a pegar sablazos. Siempre ha sido muy difícil, pero nunca como hasta ahora. Si ahora triunfas y tu nombre empieza a sonar, es igual: te pagan 1.000 euros. Entones tienes que ser una superestar. ¿Cómo? Yo que tú me colaba en la televisión. Aunque tengas pelos en las piernas, te los quitas.

Jesús Ubeda: Creo que ese reino no es mi mundo. Sé que te encabrona, pero, dada mi situación, teniendo trabajo y llegando a fin de mes, me doy con un canto en los dientes y doy gracias (…) Intentemos ver el vaso medio lleno: nunca ha habido tantos medios como ahora.

Raúl del Pozo: Sí, hay 25.000 periódicos online que viven de dar sablazos a Telefónica. Ya no dicen, como antes, que hay ratones en las escaleras de El Corte Inglés, para hacer chantajes. Son pedigüeños. El periodismo está destruido. El de papel está muerto y el online no es negocio. Luego, estamos los románticos, como nosotros, a los que nos gusta esta profesión, porque es muy bonito y creemos que nos acerca a los dioses. En realidad, es una mentira absurda. He visto a la gente tirada en la cuneta, detrozados.


SI QUIERE COMPRAR EL LIBRO ‘NO LE DES MÁS WHISKY A LA PERRITA’, PINCHA AQUÍ


SEGURO QUE TE INTERESA…


ARTÍCULO PATROCINADO POR MYNEWS