domingo, diciembre 4, 2022

5 claves para evitar una montaña rusa comunicativa al emprender

ARTÍCULO DE ALBA PRIETO (REAL) / La comunicación es una estrategia fundamental que todas las empresas, sean grandes, pymes o emprendedores, deberían tener en lista prioritaria. Es cierto que las empresas grandes normalmente cuentan, o bien con un departamento propio de comunicación, o bien con una agencia de comunicación externa que satisfaga estas necesidades comunicativas o que ayude al departamento de comunicación en cuestión.

Por Alba Prieto, Cofundadora de Real Marketing y Comunicación / 17 de noviembre de 2022

Pero esta “suerte” no la tienen las empresas o las marcas personales más pequeñas. Por eso, por el día 19 de noviembre, que se celebra el Día de la Mujer Emprendedora, vamos a tratar las claves para evitar una montaña rusa comunicativa al emprender. Porque sí, muchas personas así describen el emprendimiento: como una montaña rusa. ¿La razón? La de cantidad de tareas a realizar días tras día y que luego hay que comunicar en los diferentes canales que se tenga.

Si eres emprendedor o emprendedora y tienes redes sociales, un blog en tu web, incluso un apartado de noticias, si te pones en contacto con los medios… guarda este artículo porque vamos a facilitarte una lista que te ayude a gestionar mejor un aspecto tan importante como es la comunicación, se esté en una fase de negocio u otra.

Planifica. Es importante plasmar en un calendario qué contenido se quiere comunicar en cada canal y, una vez hecho esto, hay que trabajar con antelación cada uno de los contenidos. Esto ayuda a tener todo de una forma muy visual. Además, si en ese calendario también se incluyen fechas señaladas del sector, facilitará mucho la planificación y creación de contenidos. Aunque es cierto que, aunque se tenga un calendario bien definido siempre hay que dejar un espacio a la improvisación, porque pueden llegar oportunidades relevantes, ya sea una nueva colaboración con otro emprendedor, un tema de actualidad que se quiera proponer a los medios o publicar en redes sociales, etc.

Programa todo aquello que sea posible. De esta forma, una vez programado “te olvidas”. ¿Qué se puede programar? Las redes sociales y newsletters gracias a la infinidad de herramientas gratuitas y los posts de tu blog o las noticias dentro de tu propio editor. Es decir, una vez que se trabaja el contenido que estaba planificado, se puede dejar programado y seguir con la tarea diaria.

Reutiliza. Con esta estrategia se ahorra mucho tiempo porque el contenido que se comunica se puede, y se debe, reutilizar en diferentes canales. Un post de Instagram puede adaptarse para el resto de redes sociales. Un tema en el blog puede reutilizarse y adaptarse para generar dos o tres contenidos que comunicar en redes sociales. Y el hecho de salir en los medios se puede compartir en la web, en el blog, en la e-newsletter y en redes sociales. De esta forma se evita la sensación de no tener más ideas.

Conócete. Normalmente en fases iniciales, los emprendedores quieren abarcar todos los canales posibles e, incluso, estar en la última red social del momento. Sin embargo, es necesario conocerse, saber cuánto tiempo se le puede dedicar a crear contenidos, la inversión en horas que conlleva el diseño y la programación, así como la gestión de esa comunidad online. Y ser consciente de que el tiempo disponible para comunicar variará en función de la fase empresarial. Al inicio puede haber disponible más horas de trabajo, pero según avance la actividad comercial y los clientes o las funciones administrativas acaparen un mayor porcentaje de horas, la comunicación tendrá menos oportunidades. En resumen, es preferible ser precavido. Si en un futuro solo se puede publicar un post en el blog quincenalmente, o enviar una e-news al trimestre, lo ideal es empezar con esa misma frecuencia, aunque al inicio se quiera hacer más “ruido” y se pueda publicar un post semanal o enviar una e-news mensual.

Sé constante. Este aspecto es muy importante, ya que el día a día muchas veces nos impide seguir con lo planeado. Pero si se siguen todos estos aspectos anteriores, se evita el sentimiento de estar en una montaña rusa a nivel comunicativo. Si se es constante con el blog, el buscador te posicionará, y lo mismo ocurre con las redes sociales. Un error muy habitual es tener una semana tiempo para escribir posts del blog, y publicar todos de golpe. Antes que eso es preferible dejarlos en recámara y publicarlo en el plazo marcado (cada dos semanas, cada mes…).

Cuando se emprende es muy fácil caer en la rutina del agobio y ser una montaña rusa, por eso es muy importante contar con una estrategia de comunicación coherente. Para ello, es recomendable pararse a analizar previamente, por un lado, cómo es la audiencia de la marca y dónde se encuentra para elegir los canales más adecuados, y, por otro, hasta dónde es posible implicarse en la comunicación de la marca para mantener una frecuencia constante que aporte beneficios.