lunes, junio 1, 2020

Tres claves para motivar a los empleados del sector de la comunicación

El caos provocado por la pandemia del coronavirus, y esta fase temprana en la que aún nos hallamos, no me parece una oportunidad para hacer balance de la situación desde lo positivo o desde lo negativo. Lo que sí recuerdo a los empleados del sector es que es un buen momento para dedicar nuestro tiempo a tratar de adaptarnos a lo que ha significado una disrupción total en nuestro día a día.

Por Ana Sánchez Anegón – Terapeuta y CEO de El Animal Emocional

Ya son varios mis clientes del mundo de la comunicación con los que he hablado estos días que me indican que la situación les está superando económicamente. Los propietarios de negocios pequeños y medianos están viéndose afectados por las compañías que dejan de confiar en sus servicios. Escucho, por ejemplo, que empresas grandes están apostando por invertir en publicidad en la radio y que varios programas les están dedicando un agradecimiento en directo desbordados por su generosidad. El éxodo de los clientes es algo que preocupa y recuerda a la anterior crisis económica de la que fue duro recuperarse, si es que lo hemos hecho ya del todo.

Estas últimas semanas, en mis cursos motivacionales dedicados a los empleados en cuarentena, he repetido un mensaje hasta la saciedad: no soy de la opinión, que comparten varios gurús de la motivación, de que “debamos ver las crisis como oportunidades”.  El caos provocado por la pandemia del coronavirus, y esta fase temprana en la que aún nos hallamos, no me parece una oportunidad para hacer balance de la situación desde lo positivo o desde lo negativo. Lo que sí recuerdo a los empleados del sector es que es un buen momento para dedicar nuestro tiempo a tratar de adaptarnos a lo que ha significado una disrupción total en nuestro día a día.

La pregunta no es tanto cómo motivar a los profesionales del sector de la comunicación sino cómo acompañarlos a desviar el foco hacia lo que sí está ocurriendo en este día a día tan confuso y que resulta un punto positivo para el mundo en el que trabajan. ¿Qué podemos hacer a la hora de afrontar esta crisis? Mis respuestas son tres: creatividad, consultoría y foco en la salud mental.

El primer punto que quiero destacar es la necesidad de la creatividad como solución. Debemos ser conscientes de que hay que aprovechar el aumento en el consumo de información. En los últimos tiempos, no se recuerdan cifras y audiencias tan altos de programas televisivos, diarios online, radio, redes sociales,etc. Los espectadores, oyentes y lectores se reproducen a gran velocidad y si las agencias pueden dedicar unos momentos a ayudar a sus clientes a posicionar sus mensajes en los medios verán sus esfuerzos recompensados con buenas coberturas y espacios ganados. La creatividad, tan necesaria en tiempos de crisis, resulta un recurso fundamental para tener en cuenta a la hora de hacer frente y darle la vuelta al entorno tan complicado que tenemos por delante.

El segundo punto es potenciar la consultoría con el cliente. Es momento de que nuestros clientes noten que estamos presentes, que somos aliados, que con nuestra ayuda y nuestra unión podemos remar juntos en este período crítico. Escucharle y acompañarle puede ofrecernos frutos que, a posteriori, disfrutaremos. Además, la fidelidad se forja en momentos de crisis en los que nos han necesitado más que nunca.

El último y tercer punto que considero necesario es contar con la ayuda de un profesional de la salud mental para que nos ayude a nosotros y a nuestro equipo a centrarnos en lo imprescindible. Las primeras semanas serán difíciles, se cancelan presentaciones, eventos, viajes, planes. No es sencillo hacer frente al aumento de la ansiedad y la angustia. Las soft skills que tanto necesitamos en este periodo se pueden ver reforzadas gracias a los profesionales de la salud mental (con cursos en Zoom, sesiones de coaching online, terapias breves corporativas, llamadas de apoyo, etc) que hoy en día cumplen un papel esencial en escuchar y ayudar a nuestros equipos a hacer frente a una crisis sin precedentes.

Es un momento para movilizarnos y volcarnos hacia la acción. Y, siendo fieles al significado etimológico de la palabra “motivación”, (del latín motivus movimiento y el sufijo -ción: acción y efecto) crear acciones que nos ayuden a hacer frente a este desafío y a lograr ver la luz al final del túnel. Y sí, saldremos de esta.