jueves, noviembre 26, 2020

Cómo un Branded Content logra multiplicar el impacto social

Convertirse en el altavoz de las mejores iniciativas sociales que han surgido estos meses ante el coronavirus ha sido el objetivo del giro estratégico de ‘Pienso Luego Actúo’, la premiada plataforma de Branded Doing con más de un año y medio de recorrido, creada para Yoigo por la consultora de innovación social Innuba.

Por Redacción, 16 de Junio de 2020

Esta plataforma, que posibilita apoyar proyectos de emprendedores sociales anónimos, adaptó su formato habitual tras el estallido de la crisis de la Covid-19 para convertirse en altavoz de todas aquellas iniciativas ciudadanas y corporativas surgidas para ayudar a todo tipo de personas y colectivos.

Esta nueva estrategia se refuerza, además, con un plan editorial -con estructura transmedia y multiformato-, a través del cual se están generando historias basadas en la escucha social durante estos meses y cuyo eje central es cómo han cambiado conceptos clave del mundo:  cómo ha cambiado la sanidad y los cuidados sanitarios, cómo ha cambiado el medio ambiente, cómo ha cambiado el lenguaje, etc. A través de estas historias, difundidas a través de artículo, pieza audiovisual alojada en Youtube, podcast y contenido en redes sociales, se dan a conocer diferentes iniciativas ciudadanas surgidas a raíz de la Covid-19 y que se encuentran de alguna forma relacionadas con el tema central de la historia.

Desde su puesta en marcha, a finales de marzo, esta plataforma readaptada ha ordenado y categorizado más de 900 acciones de personas corrientes que, ante la grave situación que se está viviendo, piensan y actúan. Para ello, el contenido se organiza en cuatro bloques para categorizar de forma ordenada iniciativas dirigidas a ayudar a infancia, mayores, héroes de la crisis y resto de la población.

Cada idea, resumida por un periodista especializado, describe su actividad y detalles e incluye el botón de “Actúa”, a través del cual cada persona puede colaborar, contactar o beneficiarse directamente de estos proyectos de innovación social. 

Para Ana Torres, directora de Publicidad, Medios y Marca de Yoigo, “la forma en que se ha reinventado ‘Pienso, luego Actúo’ a raíz de la crisis que ha desencadenado el coronavirus es un buen ejemplo de cómo el branded content puede ponerse al servicio de las necesidades sociales que demanda la sociedad en cada momento. Nuestra aportación ha sido facilitar la vida a todas aquellas personas que, ante esta situación excepcional, necesitan algún tipo de ayuda o a las que sienten la necesidad de colaborar y pasar a la acción”.

Cuando el ‘efecto mariposa’ se transforma en impacto social

Esta nueva versión de la plataforma, que se creó prácticamente en tiempo real, ha conseguido desde su puesta en marcha más de un millón de usuarios únicos, más de un millón de visitas y casi 3 millones de páginas vistas.

Muchas de estas iniciativas ciudadanas y corporativas han recibido un impulso importante y un extra de visibilidad a través de este proyecto, como es el caso de “Para pupas”, una plataforma integral para la tercera edad, discapacidad y dependencia, que ha conseguido 200 voluntarios para su red a través de ‘Pienso, luego Actúo’.

También ha sido el caso de Entrebalcones, espacio de encuentro entre todos aquellos que están sufriendo alguna consecuencia a raíz de la cuarentena y los profesionales que quieren aportar su ayuda de forma voluntaria y que, gracias a ‘Pienso, luego Actúo’ han encontrado otra ventana para darse a conocer y llegar a más gente.

O el de Yoteayudoconlasele, una red a través de la cual cientos de universitarios de todo el país están ayudando a los estudiantes de 2º de bachillerato a preparar la prueba de acceso a la universidad, que también ha contado con el apoyo de ‘Pienso, luego Actúo’ para ganar visibilidad y prestar apoyo a un gran número de estudiantes.

Jose Carnero, cofundador y director creativo de Innuba, comenta que “haber dado la posibilidad de actuar a más de un millón de personas durante estos momentos tan complicados supone una gran satisfacción para el equipo que teletrabajó prácticamente en tiempo real y a contrarreloj. Es un privilegio poder trabajar con clientes como Yoigo que apuestan y creen en propuestas sociales de este tipo”.