lunes, agosto 3, 2020

12 ideas de comunicación y relaciones públicas para la industria de la música en vivo

ARTÍCULO DE IBAI CEREIJO (WOO MEDIA) / Debido a la crisis del Covid-19 del año 2020, la industria española de la música en vivo se ha visto obligada a suspender su actividad.

Por Ibai Cereijo, fundador de Woo Media / 14 de julio de 2020

Cientos de festivales y conciertos se han cancelado o aplazado. El golpe económico y social ha sido enorme. Se habla de un impacto económico de 600 millones de euros y la amenaza de perder 300.000 puestos de trabajo. Además, la imagen de desolación de un verano sin festivales de música es inédita.

En este difícil trance, el sector ha pedido al Gobierno de España diversas medidas de apoyo legal, económico y fiscal. La principal petición no ha sido atendida: que el Ejecutivo decretara la existencia de una causa de fuerza mayor para suspender los festivales y conciertos, una figura que habría aliviado las obligaciones financieras de las empresas promotoras y las habría blindado jurídicamente ante demandas por incumplimiento de contrato. Este fracaso ha llevado a muchos a preguntarse: ¿Por qué la industria de la música en vivo no tiene la presencia pública, la influencia y la interlocución institucional que sí tiene, por ejemplo, el cine?

En mi opinión, la industria de la música en directo adolece de falta de unidad y no lleva a cabo una estrategia de comunicación, eventos y relaciones públicas de alto nivel que le permita ganar prestigio, contar con un amplio respaldo social y sentarse a negociar de tú a tú con la Administración. En este artículo, esbozaré las líneas maestras de una estrategia de comunicación y relaciones públicas que puede adaptarse a cualquier otro colectivo: ¿cómo puede un sector económico ganar influencia pública y política a través de la comunicación?

1. Agrupar al sector en una única entidad representativa

Acudir divididos al campo de batalla introduce confusión, diluye la potencia de los mensajes y dificulta la interlocución con el Gobierno. La Asociación de Promotores Musicales (APM), la plataforma Es_Música, la Asociación de Festivales de Música (FMA)… La música en vivo necesita hacerse fuerte en el seno de una única organización dirigida por profesionales especializados en relaciones institucionales, asesoría jurídica, relaciones públicas y marketing sectorial.

2. Alumbrar y potenciar una gran marca comercial

Fijémonos en casos de éxito como Plátano de Canarias, Denominación de Origen Rioja o Costa del Sol. O, sin haberlo plasmado en una marca oficial, todo el mundo reconoce la idea cine español. Un primer paso para visibilizar una industria dispersa es crear un paraguas común, asignarle un nombre con gancho y darlo a conocer. ¿Por qué no Festivales de España? ¿O Spain Love Music? En la Comunitat Valenciana, la Generalitat ha tomado la iniciativa y ha creado la marca Mediterranew Fest.

3. Designar a un portavoz único, hábil y siempre disponible

En la crisis del Covid-19 ha faltado un rostro reconocible que se pasee por las radios y televisiones exponiendo las reivindicaciones del sector. El perfil sería el de un comunicador experto con base en Madrid, con bagaje jurídico, una imagen atractiva y actual ante la cámara, y pericia para el debate. 

4. Hacer pedagogía informativa sobre el peso económico del sector

La música en directo es ocio, cultura y diversión, pero para que la tomen en serio debe proyectarse hacia el mundo como si fuese la construcción o la industria aeronáutica. Hace falta abandonar la frivolidad en los mensajes y empezar a hablar de puestos de trabajo, inversión, volumen de negocio y peso relativo en el PIB. Hay que conquistar terreno en la prensa salmón, en las tribunas de opinión de los grandes periódicos y en los congresos profesionales sobre turismo y tecnología. Para las redes sociales, vídeos breves e infografías que ilustren su potencia económica.

5. Estar presentes en el debate público sobre la cultura

El cine español y la industria discográfica nos enseñan el camino. Los medios de comunicación siempre les piden opinión sobre asuntos de actualidad y sus portavoces comparecen en las comisiones del Congreso de los Diputados. Cuando el cineasta Eduardo Casanova reclamó abiertamente “dinero público para el cine español” sobre la alfombra roja de los Goya, desató una polémica, pero al mismo tiempo fue capaz de colar una petición de su colectivo en prime time y generó un debate que fue trending topic durante dos días.

6. Dar a conocer a los líderes y los casos de éxito innovadores

En la música hay cientos de historias inspiradoras sobre emprendedores valientes, empresarios creativos y festivales de éxito que incluso viajan fuera de nuestras fronteras, como es el caso de Primavera Sound, Sónar o Dreambeach. La intrahistoria de cualquier festival es apasionante, y en ellos hay mucha materia gris. Sin embargo, en televisión solo salen la llegada de Metallica al hotel o los atascos de tráfico tras el concierto. ¡Contemos las grandes historias empresariales y humanas de nuestra industria!

7. Una gala anual de premios con glamour y prestigio

Cada año, los Premios Goya relanzan la marca del cine español y sus profesionales se dan un baño de multitudes rodeados de famosos y políticos, y todo ante las cámaras en directo de TVE. La industria nacional de la música en vivo necesita una ceremonia que exhiba su magnitud y despliegue exuberantemente sus capacidades. No debería ser difícil: ¡nos dedicamos a montar eventos! Las entregas de premios informales, entre colegas, perpetúan la imagen amateur del sector. Busquemos modelos replicables, como los MTV Europe o Los 40 Music Awards. Necesitamos que asistan las estrellas musicales del momento, que la televisión lo emita en directo y acabar con un gran concierto abierto al público.

8. Un gran congreso anual de ideas y personalidades

Desde el sector privado ya se organizan cónclaves interesantes como el BIME Pro, el Primavera Pro o el International Music Summit (IMS) de Ibiza, éste en inglés. Un gran encuentro nacional de debate y diálogo de los profesionales es un eje esencial de esta estrategia. Debería celebrarse entre marzo y abril, como acto de apertura de la temporada de festivales. Los invitados internacionales de prestigio y la presencia de ministros asegurarían la atención de la prensa. La tecnología, uno de los fuertes del sector, ha de ser uno de los temas estrella, como lo es en el Mobile World Congress de Barcelona.

9. Una estrategia activa de interlocución y lobbying político

La organización que representa al sector debe ser proactiva y marcarse una apretada agenda de reuniones y encuentros con representantes institucionales, ministerios, administraciones  autonómicas y locales, partidos políticos, otras patronales y colectivos. Debe trasladarles en cada momento la radiografía del sector y sus reivindicaciones. Sería de gran ayuda contar con un profesional con experiencia en política.

10. Implicar a las estrellas de la música como embajadores

Este punto es esencial. Los empresarios que invierten millones de euros en giras o festivales nunca podrán llegar a los corazones como lo hacen Rosalía, Alejandro Sanz o Amaral. Los artistas, que naturalmente suelen tener una relación de competencia con los promotores, están aprendiendo con el coronavirus que sin éstos no hay conciertos. La industria de la música ha de tener la habilidad de incorporarlos y convertirlos en altavoces de su mensaje.

11. Generar contenido informativo interesante e inspirador

El sector no puede conformarse con presentar anualmente un anuario y dar una rueda de prensa. Hay cientos de historias sobre economía, empleo, tecnología, innovación, arte, ideas o famoseo que se deben buscar, elaborar y presentar a los medios de comunicación. O directamente al público a través de las redes sociales. Millones de españoles consumen música en directo. Debemos traducir eso en noticias, reportajes y minutos de televisión.

12. Invertir en relaciones públicas con periodistas y líderes de opinión

Debemos ganarnos a los directivos de los medios de comunicación, periodistas, tertulianos, líderes de opinión y otros prescriptores. Para eso, hay que abrir el sector de par en par e invitarlos a conocerlo, analizarlo, disfrutarlo e incluso a criticarlo. Salir de la invisibilidad otorgará a los promotores musicales leverage, poder negociador, en la mesa de los gobiernos.


Ibai Cereijo (San Sebastián, 1979) es fundador de la agencia Woo Media y en la actualidad dirige la comunicación de festivales como Dreambeach, WAN, Madrid Puro Reggaeton, Puro Latino Sevilla y Córdoba, y Tomorrowland Around the World.


SEGURO QUE TE INTERESA…