sábado, octubre 24, 2020

Ambientes tóxicos en el sector de la comunicación

REDACCIÓN Viernes 20 de enero de 2017

Rosa Matías, directora de proyectos de wellcomm, publica un interesante post del que ofrecemos aquí un extracto.

SECCIÓN PATROCINADA POR WELLCOMM

Rosa Matías explica la sensación que tiene un profesional cuando empieza a sentir que su entorno laboral empieza a vivirse un ambiente tóxico. «La mayoría de nosotros nos hemos despertado un día sin ganas de poner un pie en la oficina, y no significa que odiemos nuestro trabajo. Pero cuando los sentimientos negativos son frecuentes, algo anda mal. En una oficina con mal ambiente de trabajo es común encontrarse con gente deprimida, liderazgo cuestionado, rumores destructivos, conspiraciones y negatividad».

 

Y elabora una lista de 10 síntomas que delatan de que algo no va bien y que empieza a respirarse un ambiente negativo:

 

1) La comunicación es deficiente, las personas no conocen sus funciones y por lo tanto no saben qué se espera de ellos.
 

2) No hay trabajo en equipo, cuando algo sale mal se busca un culpable, no una solución
 

3) Estás haciendo el trabajo de dos o más personas sin reconocimiento o remuneración adicional
 

4) Hay reglas y procedimientos establecidos, pero nadie las sigue
 

5) Circulan rumores, chismes y acusaciones
 

6) El jefe está ausente o no se ocupa de sus tareas
 

7) Tus colegas tienen comportamientos agresivos o se irritan con facilidad, la gente no se comunica con cordialidad y respeto

8) No existe ningún plan de desarrollo, integración o capacitación

9) Mientras que los errores que cometen algunos son pasados por alto, los errores de otros son llevados hasta las últimas consecuencias

10) Por más que los problemas afecten a más de uno, nadie se atreve a dar un paso adelante y expresar cómo se siente

 

Para concluir, Rosa Matías señala: «Actualmente acceder a un empleo y tener estabilidad no es cosa fácil, y quizá pienses que más vale aguantar este tipo de situaciones antes que poner en riesgo tu trabajo. Sin embargo, el precio que puedes llegar a pagar por un empleo que daña tus relaciones personales y tu autoestima, es muy alto».