domingo, junio 16, 2024

Una solución técnica a las indiscreciones ante el micrófono en las ruedas de prensa

REDACCIÓN Viernes 12 de abril de 2013

A través del sistema, cada vez más implantado en las ruedas de prensa, la activación de la señal depende del técnico de sonido o del mismo protagonista del acto, evitando la ubicación de múltiples micrófonos y grabadores cerca del protagonista, lo que hacía casi imposible escapar al escrutinio de estos dispositivos si pronunciaba una palabra.

Con cierta frecuencia, los participantes en ruedas de prensa son presa de los micrófonos abiertos que dejan constancia de expresiones mal sonantes o de información privada que pasa a ser pública. Sólo debemos recordar algunos de los casos más célebres, en su gran mayoría protagonizados por políticos: Federico Trillo, Esperanza Aguirre, José Bono, José Luis Rodriguez Zapatero o Mariano Rajoy han sufrido la indiscreción de micrófonos abiertos.

 

En la práctica, ¿puede ayudar un Splitter de Prensa a solventar este tipo de incidentes? En una sala en la que encontremos este dispositivo, el control del micrófono lo tiene el responsable técnico de la sala o el mismo orador. Cuando el orador haya dejado de hablar y quiera que la prensa deje de captar la señal del micrófono, si el técnico de la sala no lo ha hecho aún, con un gesto o indicación se le dirá al responsable o técnico de la sala que desactive el micrófono.

 

De este modo, en una sala en la que no haya un splitter de prensa, cada micrófono de cada periodista  permanece activo desde su colocación hasta su retirada, por lo que la exposición es mucho mayor y la única defensa ante una indiscreción sería el silencio.

 

Elisa Sánchez, responsable del departamento de Ingeniería de Pinanson, empresa española dedicada al audio y vídeo profesional, confirma que “con un Splitter de Prensa se mantiene un control total del micrófono y de su emisión y se evita en gran medida la captación de declaraciones desafortunadas o pertenecientes al ámbito privado del autor, debido a que reducimos al mínimo la exposición a multitud de micrófonos y sistemas de grabación”.