martes, marzo 5, 2024

Escuchar y conectar: el impacto del podcast en comunicación interna

Seguro que conoces este formato tan de moda y quizá eres usuario en tu vida personal. Pero, ¿sabías que está ganando cada vez más presencia en las estrategias de comunicación interna de las empresas?

Por PrideCom / 12 de enero de 2024

Según el informe de IAB Spain, 6 de cada 10 personas mayores de 16 años escuchan podcast. Existen distintas temáticas y estilos, pero todos tienen la misma finalidad: transmitir mensajes y entretener al oyente haciendo que se involucre e identifique con lo que escucha.

Su accesibilidad y versatilidad hacen que muchas organizaciones lo valoren como alternativa a otros canales tradicionales, para trasladar información relevante de la compañía y aumentar el engagement de los empleados.

Este formato nos da la oportunidad de salir de los canales de comunicación más clásicos en el mundo corporativo y nos permite comunicar en tono cercano y coloquial, sin perder la credibilidad y aportando frescura y dinamismo a los mensajes.

Al escucharlo, el empleado siente que es la voz de la empresa la que le habla directamente, ofreciéndole un contenido ad hoc que responde a sus necesidades y le aporta entretenimiento. Además, sin duda, el valor diferencial de este formato es que no requiere atención plena por parte del oyente y, a pesar de estar en modo multitasking, el nivel de comprensión y recuerdo del mensaje es igual o mayor que el que ofrecen otros formatos visuales.

¿Por qué elegir el podcast como canal de comunicación interna?

Flexibilidad de consumo

Se puede escuchar desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y donde cada uno prefiera. El oyente es el dueño del contenido (pausa, arranca, divide la escucha, etc.).

Difusión multicanal interna y externa

El podcast puede ser grabado en audio o vídeo y difundido en la intranet, creando una sección especial o incrustándolo en un mensaje de email/chat corporativo. En función del contenido, también se puede subir a la web corporativa o RR. SS. para compartir mensajes clave con el público externo.

Contenido atemporal

Los episodios grabados no quedan acotados a un momento puntual, si no que se convierten en fuente de contenidos para acompañar o completar comunicaciones o campañas futuras aportando un valor extra.

Genera fidelidad

Al plantear una serie de episodios, la continuidad juega un papel importante para generar ese enganche. Un contenido de valor bien segmentado construye una comunidad fiel y duradera con la que podemos contar.

Versatilidad

Se adapta a distintos estilos (conversacional, narrativo, formativo e incluso radioteatro si queremos contar una historia en tono de ficción) y tiene diversas aplicaciones en función del contenido que nos interese trasladar:

Branded podcast. Contenido de marca que busca reforzar el branding de la compañía. Una forma de compartir información esencial con los nuevos empleados es incluir en el programa de onboarding una serie de podcast formativos que recojan la misión, valores, objetivos y todos los datos esenciales de la empresa. Este contenido también puede compartirse externamente para dar a conocer la marca.

– Entrevistas a empleados. Ya sea para darles reconocimiento, reforzar los equipos, compartir lecciones aprendidas o dar a conocer proyectos internos, las entrevistas son una buena forma de acercar a los compañeros, hacerles protagonistas y que se sientan parte de la compañía de una forma diferente.

– Casos de éxito. Contar los éxitos es una manera de celebrarlos y mejora el reconocimiento de los profesionales al mismo tiempo que eleva la reputación interna y externa de la compañía.

– Editoriales del CEO. Tanto en formato editorial como entrevista, la implicación de los altos mandos o managers en un formato tan cercano ayuda a crear conexiones y conocerlos desde un punto de vista más personal, mejorando así el calado del mensaje, que puede ser estratégico, de reconocimiento al equipo, entrevista personal, etc.

– Plan de formación. Cada año, los empleados deben hacer formaciones obligatorias y otras tantas para mejorar su desarrollo. La formación online es un buen recurso pero, darles la opción de hacer audio cursos y formarse mientras caminan o hacen alguna tarea leve, es un paso más en flexibilidad y conciliación.

Creación de contenido no masivo

El podcast es un formato perfecto para trasladar mensajes personalizados a un área concreta de la compañía (por ejemplo, compañeros que estén deslocalizados o empleados con necesidades concretas).

Optimización de recursos

Realizar una serie de podcast tiene muy buena relación esfuerzo-resultado y requiere menor inversión que los formatos visuales. Necesitamos un micro, auriculares de calidad y un buen editor de audio.

Desconexión de la pantalla

Ofrece la posibilidad al empleado de salir de las pantallas por un rato y descansar la vista conectando con el sentido auditivo.

Como ves, muchas acciones de comunicación interna que se desarrollan en la compañía tienen cabida en un podcast. Lo importante es hacerlo en línea con los objetivos de comunicación de la empresa y que el contenido sea relevante y aporte valor al empleado.

Sin duda, aunque aún hay mucho territorio por explorar, el podcast llegó para quedarse y está al alcance de todas las organizaciones, independientemente de su tamaño o sector.