domingo, junio 16, 2024

Seis lecciones que un director de comunicación puede aprender de los pilotos de combate

CAROLINA LÁZARO, DIRECTORA DE AGENCIA SIM Martes 6 de junio de 2017

Los pilotos de combate están preparados para actuar al límite de sus capacidades. ¿Imaginas volar a ras de suelo rompiendo la barrera del sonido o mantener el control de un F-18 después de perder la visión debido a la gravedad? 

ARTÍCULO PATROCINADO POR PUNTONEWS

El mínimo error puede acarrear consecuencias fatales por lo que la disciplina, la capacidad de reacción o la habilidad de pensamiento se hacen vitales en el desempeño de sus funciones.

 

Las virtudes de estos profesionales son conocidas por todos, pero lo que muchos no saben es que existe un gran paralelismo entre el Modelo de Liderazgo y Gestión de las Operaciones Aéreas y el mundo empresarial. El director de comunicación, sin ir más lejos, representa para su compañía lo que un piloto de combate significa para la defensa del espacio aéreo de su país. Mientras éste último es experto en navegación y tácticas, el primero se especializa en comunicación y estrategias; mientras el piloto de combate controla el manejo de los sistemas de armas, el dircom se especializa en el empleo de múltiples herramientas comunicativas.

 

¿Qué puede aprender un director de comunicación de los pilotos de combate?

 

Liderazgo efectivo

El éxito depende en gran medida de las habilidades de liderazgo. Tanto el piloto de combate como el dircom necesitan poseer facultades innatas y, lo que es más importante, sentirse cómodos con ellas. Saber comunicar, ser ejemplarizante, tener disposición para asumir la responsabilidad y delegar tareas, motivar, reconocer y fomentar el potencial, la flexibilidad, el establecimiento de metas y expectativas, la reflexión o la autenticidad son cualidades que encontramos implícitas en éstos profesionales del aire. 

 

Gestión eficiente de equipos y recursos

Una de las tareas más complicadas para el dircom es la gestión de equipos y recursos. Controlar el rendimiento de uno mismo es fácil, pero dirigir el de todo un equipo puede acarrear dificultades procedentes de la intervención de terceras personas. Para los pilotos de combate, la gestión de equipos y recursos es vital. Son especialistas en construir entornos donde cada miembro del equipo se sienta más identificado con el ‘nosotros’ que con el ‘yo’, saben motivar a las personas y comunicarse de forma efectiva para coordinar todos los esfuerzos en una misma dirección.

 

Ejecución precisa de planes y operaciones

En la guerra, como en los negocios, el mínimo error se paga muy caro. Alinear a todas las partes implicadas para alcanzar las metas, especificar los compromisos o analizar los riesgos y oportunidades son tareas que los pilotos de combate se toman muy en serio. Definir las necesidades y asignar recursos es esencial para una ejecución precisa, sin margen de error.

 

Dominio y gestión del cambio

Gestionar el cambio significa trasladar los procesos de una metodología a otra. Saber afrontarlo es un desafío al que los pilotos de combate se enfrentan cada día. El dircom también debe poder detectar procesos de mejora que brinden a su empresa una mayor productividad y eficiencia; y más aún en la actualidad, con la evolución de la economía digital y la competencia global.

 

Toma de decisiones en tiempo real

En una contienda bélica hay momentos en los que hay que tomar decisiones rápidas. En este sentido, la coordinación y el dominio de la situación son vitales. Se necesita una información unificada que permita crear la más completa imagen, permitiendo de esta manera reaccionar de la manera más eficaz posible. En definitiva, necesitan tener ‘Conciencia Situacional’ o S.A. (Situational Awareness). En el mundo empresarial la información también es poder, por lo que el dircom tiene que saber observar, orientar, decidir y actuar correctamente.

 

Gestión de planes de crisis

Las crisis hay que saber manejarlas y, para ello, es necesario investigar y recopilar datos sobre la realidad de la situación: riesgos, crisis pasadas, etc. Dependiendo del tipo de crisis se elaborará estrategias reactivas, proactivas, accesibles o de consistencia. Y es que, ya hablemos del ejército del aire o de una empresa, la reputación hay que mantenerla a salvo.

 

Agencia SIM ofrece una forma diferente de vivir el trabajo y sentir el liderazgo a través de Mission Experience, encuentros privados de pilotos de combate con grupos de profesionales en varios formatos donde se muestra cómo adaptar a la empresa el Modelo de Liderazgo y Gestión de las Operaciones Aéreas.

 

 


 

ARTÍCULO PATROCINADO POR PUNTONEWS