viernes, marzo 1, 2024

Las RR.PP. no hacen chantaje publicitario

MIGUEL ANGEL ROBLES, SOCIO CONSULTOR DE EUROMEDIA COMUNICACIÓN Jueves 20 de octubre de 2016

Miguel Angel Robles, socio director de Euromedia Comunicación, publica un interesante post del que publicamos aquí un extracto.

El autor comienza el post citando dos ejemplos reales que tienen que ver son su actividad profesional. “Cuando mi amigo y cliente Fernando Besa, propietario de una empresa aeronáutica andaluza, fue  comparado hace poco por una periodista de El País con Paul McCartney en un reportaje a doble página de difusión nacional, estoy convencido de que ni la periodista ni su periódico estaban buscando dinero. Cuando un montón de medios contaron hace unos años la historia de mi amigo Paco Ortiz y de sus pistas de hielo ecológico, hechas en Andalucía y exportadas a medio mundo, estoy convencido de que ninguno de esos periodistas ni sus medios estaban buscando dinero”.

 

Según Robles, cuando cualquiera de sus clientes consigue ser noticia en un medio de  comunicación, esa presencia no se debe a ningún chantaje publicitario ni tras conversación alguna con el departamento comercial del medio: “Presentar las RRPP como un trabajo que funciona sobre las bases del chantaje publicitario, aparte de ser un desaire a los medios, a los periodistas y a los que nos dedicamos a la comunicación profesional, es también un desaire a la inteligencia y sobre todo un desconocimiento profundo de la realidad”.

 

Y añade: “A la mayoría de esos medios con los que nos relacionamos no se les puede comprar con dinero, y si se pudiera, las organizaciones para las que trabajamos no lo tendrían. De modo que la vía que nos queda para tratar de obtener repercusión informativa en ellos es precisamente la de ganarnos, no su cariño, sino su interés: su interés informativo, por supuesto”.

 

El socio-director de Euromedia Comunicación pone insiste en que “ganar presencia en espacios que no son comprados es precisamente la esencia del trabajo de Comunicación, a lo que nos dedicamos quienes nos llevamos dedicando a esto muchos años. Los espacios ganados –no comprados- en los medios de otros no es ningún descubrimiento ni fenómeno nuevo del trabajo desarrollado en el universo social media: es la piedra angular del trabajo de RRPP desde el inicio de la disciplina”.

 

La teoría de la agenda setting, explica Robles, ya mostró hace muchos años hasta qué punto la agenda pública coincide con la agenda mediática y de qué modo el interés que los medios conceden a los distintos temas coincide también con el interés o la atención que les dispensamos las personas. “Esta teoría también mostró que la agenda mediática está muy o bastante influida por la agenda de la comunicación política y de los profesionales que se dedican a las RRPP. Y también mostró finalmente que esa permeabilidad entre la agenda de las RRPP y la agenda de los medios de comunicación, que es grande, no deja sin embargo de estar condicionada por dos factores importantes: la influencia de los medios de comunicación de la competencia, por un lado; y por otro, las reglas (éticas y profesionales) propias del periodismo”.

 

Y termina defendiendo el papel de los medios como los agentes que siguen marcando la agenda pública: “Hay ahora un discurso peyorativo acerca de la independencia de los medios y de su papel en la construcción de la opinión pública, que tiene como reverso el elogio desmesurado a la conversación que se produce en las redes sociales, como reino de la independencia, la transparencia y la sinceridad de los usuarios. Sin dejar de reconocer el  empoderamiento que las redes sociales han significado para los usuarios/consumidores, creo bastante fácil de demostrar dos cosas: la primera, que algunos/muchos de los influencers nativos digitales son bastante más fáciles de comprar que los medios tradicionales (y por menos dinero) y de hecho, en algunos casos, sus comentarios/recomendaciones están directamente en venta sin ninguna diferenciación entre lo pagado y lo que no (…)”.

 

“Quizás sea deformación profesional, pero en las comunidades que sigo/me siguen, eliminando los contenidos de carácter privado, la mayoría de informaciones que se comparten y comentan proceden de los medios. Son estos los que siguen marcando la agenda pública y, con todos sus defectos, su aportación (positiva) a la Opinión Pública supera desde luego con creces a la que hasta el momento han realizado las redes sociales. Pese a quien le pese”.

 

PARA LEER EL POST COMPLETO, PINCHA AQUÍ