martes, marzo 5, 2024

La recesión y la crisis, ¿afectará a las acciones o eventos de lujo?

ARTÍCULO DE ALFONSO MARTÍNEZ (SOMOS EXPERIENCES) / La situación económica se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de este año, tanto para las personas como desde el punto de vista empresarial. Por ello, me gustaría abordar la pregunta desde un análisis que va de lo general, economía global, a lo particular: sector del lujo y eventos del sector en España.

Por Alfonso Martínez, Managing Director de SOMOS Experiences /25 de abril de 2023

Lo primero es entender a nivel macro, que las predicciones económicas de finales 2022 y la realidad que nos estamos encontrando en este inicio del 2023 difieren bastante. La temida recesión debida al aumento de la inflación, la subida del precio de la energía, los conflictos geopolíticos, etc., parece ser que va a ser menor de lo augurado. Los países de la UE empiezan a hacer sus previsiones con unos crecimientos, mínimos, pero ,al fin y al cabo, crecimientos. El último en publicar esa tendencia es Alemania que prevé un crecimiento de su PIB de un 0,2% (pasando de una previsión de un decrecimiento del 0,4% a un crecimiento del 0,2% en menos de 4 meses). Lo mismo pasa en España que ya se vaticina un crecimiento del 1,1% según el FMI.

Bajando un escalón hacia el caso particular del sector del lujo, vemos como el crecimiento de este ha sido meteórico después del COVID, y que ese crecimiento va a seguir. Según el estudio de Bain & Company, el sector del lujo tendrá un crecimiento en su facturación de un 60% entre el 2022 y el 2030, lo que supone que pasará de facturar €353 mil millones a €540-580 mil billones en 8 años.  El que hoy en día ya no sea el CEO de una tecnológica el hombre más rico del mundo, si no que sea el dueño del LVMH, Bernard Arnault, nos tiene que dar pistas de la buena salud que tiene la industria del lujo.

En lo que a los eventos se refiere, se disipó el miedo de que los eventos presenciales pudieran ser sustituidos por eventos digitales. Bajo mi punto de vista, las marcas de lujo se han dado cuenta de la necesidad de producir eventos que ayuden a crear experiencias únicas en el que su invitado o su cliente se sienta un privilegiado por haber sido invitado. Esto no difiere mucho del evento pre-Covid, pero sí difiere en que ahora buscan que esos eventos tan exclusivos, se conviertan en un “objeto de deseo” mediante la generación de contenidos por parte de sus invitados, que inundan las redes y que provocan en aquellos que no han sido requeridos para la ocasión un deseo de pertenecer a ese grupo exclusivo.

Ya en el “escalón” del mercado español, como país receptivo de eventos de las grandes marcas de lujo, la evolución ha sido espectacular. Durante años, las marcas hacían sus eventos menores en nuestro país y los grandes eventos lo reservaban para otras localizaciones. Sin embargo, a partir del confinamiento, España, en general, y Madrid, en particular, se han convertido en el destino de grandes eventos internacionales debido, entre otras cosas, a la irrupción de una serie de grandes cadenas de hoteles de lujo que traen consigo un tipo de consumidor premium, nuevas boutiques, restaurantes, etc.

Es una bola de nieve que va creciendo porque una cosa lleva a otra. Al tener este tipo de hoteles, se hospedan en ellos personas que consumen lujo y necesitan boutiques que los venda y eso provoca que las marcas decidan hacer sus eventos en nuestra ciudad.

Varios ejemplos de ello son, que el año pasado, España albergó un desfile de alta costura de Dior en Sevilla, el High Jewelry de Cartier en Madrid, Kiehl´s realizó un evento internacional en Madrid….

Todo esto me lleva a concluir que, en los próximos años, parece que el sector de los eventos de lujo en España seguirá creciendo y que la crisis no debería de afectar a nuestro sector en absoluto.