domingo, enero 29, 2023

Nueva empleabilidad en las agencias: requisitos para atraer y retener a los nuevos talentos

ARTÍCULO DE MIRIAM AGUIRRE (SAMY ALLIANCE) / La sociedad siempre se ha caracterizado por estar en constante evolución, ligada estrechamente a los cambios que suceden a nivel socioeconómico. Podemos decir que, en la última década, la sociedad se ha visto inmersa en una transformación muy rápida, experimentando cambios inesperados que nos han llevado a estar en constante revisión de nuestros gustos, la manera de relacionarnos con las personas y el entorno, así como la manera de entender el día a día.

Por Miriam Aguirre, Global Head HHRR Samy Alliance / 10 de octubre de 2022

En este escenario, la relación con el mundo laboral no se ha quedado atrás, haciendo que los empleados hayamos repensado nuestra manera de entender la relación que tenemos con nuestra empresa y lo que esperamos de la misma.

Hace unos años, un empleado valoraba su progresión profesional en función del nombre de la compañía para la que trabajaba, la retribución económica percibida por sus funciones y la posibilidad de seguir escalando en una jerarquía. ¿Sigue siendo esta la preocupación de los profesionales?

Aunque la retribución económica y el progreso de la carrera profesional siguen siendo dos verticales muy valorados en la elección de un empleo, el bienestar y el sentirse válido para una posición son ahora dos de los requisitos más contemplados por parte de los trabajadores. Esto es algo que las compañías deben de tener presente, las generaciones más jóvenes, y que son los empleados del futuro, son personas inquietas, con ganas de retos, que se aburren de la monotonía y que necesitan sentirse útiles para motivarse. Además, estas personas valoran, por encima de todo, la calidad de la experiencia en la compañía y las facilidades que le pone la misma para seguir viviendo su día a día.

Las agencias creativas, de comunicación y de marketing estamos viendo también este cambio de tendencia entre el talento, a la vez que tenemos que adaptarnos rápidamente a las nuevas plataformas y maneras de llegar a los consumidores y talentos. En Samy Alliance siempre nos hemos marcado el reto de poder encontrar el mejor talento, ya que nuestros profesionales son nuestro principal activo. Entendiendo esto, hace tiempo que rompimos las barreras geográficas y decidimos cambiar nuestra manera de definir las rutinas diarias para asegurar que cualquier persona, de cualquier parte del mundo, puede formar parte de nuestro equipo. Flexibilidad, ese es uno de los principales activos que empresas y profesionales deben alcanzar para asegurar la promoción del talento.

Podemos decir que la pandemia ha sido una dosis de realidad para muchas de las compañías que no confiaban en el teletrabajo y en la flexibilidad, así como aquellas que se regían por rutinas tradicionales y una forma de trabajar más enfocada al progreso a largo plazo que con objetivos medibles en el tiempo marcado. Desde los inicios de Samy Alliance, la compañía quiso enfocar su cultura hacia la flexibilidad y confianza en los profesionales, haciéndoles sentir importantes y autónomos en sus tareas, a la vez que valorados dentro de un equipo. Muchas veces pensamos que es necesario lanzar planes de beneficios para que los profesionales se queden, pero la mejor retención es encontrar la manera de que los empleados sientan los colores de la empresa.

¿Y cómo se puede conseguir esa autonomía para que un profesional se sienta motivado y con ganas de seguir aportando al día a día de la compañía? La metodología de los OKR’s, objetivos claros y medibles, permite que un empleado tenga muy claras cuáles son responsabilidades y las metas que tiene que ir asumiendo para completarlas. A su vez, trabajar con esta metodología permite marcar desde un principio cuál va a ser el papel del empleado en cada uno de los proyectos, asegurando unas expectativas realistas por parte del profesional.

Otro de los puntos que las compañías deben tener claro es que los profesionales de hoy en día huyen de la zona de confort y se sienten mejor trabajando por proyectos, asegurando así las nuevas motivaciones en poco tiempo y encontrando constantemente nuevos retos que los llevan a seguir adquiriendo conocimientos. Esta mentalidad, en parte inducida por la cultura de la inmediatez y de la necesidad de tener siempre nuevos estímulos, es la base para una buena estrategia de retención de talento en las compañías. Samy Alliance lo enfoca como una comunidad de talento libre, en el que un profesional puede asumir diferentes proyectos dentro del grupo en las diferentes oficinas que tenemos por el el mundo para que su crecimiento profesional sea continuado.

La atracción de talento es uno de los principales problemas de las compañías hoy en día. Teniendo en cuenta que vivimos en un mundo que se ha digitalizado en un tiempo récord, la necesidad de perfiles que sepan manejarse como pez en el agua en las nuevas herramientas tecnológicas, que tengan agilidad para adaptarse a las que puedan ir surgiendo, que sean flexibles en cuánto al cómo y el dónde, se ha convertido en la verdadera batalla entre compañías para atrapar esos talentos. Pero lo que de verdad es importante para tener éxito en esa campaña es la necesidad que las compañías también tienen de revisar sus métodos y reglas para convertirse en compañías atractivas para estos perfiles. Los profesionales son la garantía del éxito de una empresa, por lo que es momento de que las empresas se planteen si están en el camino correcto para ser atractivas para los nuevos talentos, así como si su metodología de trabajo es la mejor para motivar y retener a sus equipos.