martes, marzo 5, 2024

El Branded Entertainment toma el relevo del Branded Content

REDACCIÓN Martes 29 de abril de 2014

En un contexto marcado por la saturación de contenidos y un consumo altamente segmentado, las empresas se enfrentan a cada vez más dificultades para comunicarse con sus consumidores y establecer relaciones duraderas con ellos. Ante esta problemática, Llorente & Cuenca defiende el entretenimiento como elemento clave para generar engagement con los consumidores y avanza el cambio del Branded Content al Branded Entertainment.

Ésta es la idea fuerza de Territorio Entretenimiento o la Aventura del Consumer Engagement, un documento interactivo de animación desarrollado por la firma en el que se analizan y evalúan las claves para establecer relaciones duraderas con los consumidores.

 

En palabras de David G. Natal, Responsable del Área de Consumer Engagement en Llorente & Cuenca, “el documento propone una perspectiva formal novedosa. Se trata de una aventura online interactiva de género fantástico en la que las decisiones de los usuarios les permiten desbloquear las diferentes etapas de este viaje reflexivo”.

 

A través del héroe protagonista, creado por el reconocido animador e historietista David Rubín, el usuario va descubriendo las características de la conversación entre consumidores y marcas. “El contexto actual está marcado por la sobreabundancia de contenidos y la segmentación en su consumo. Todo ello da lugar al fenómeno de la economía de la atención, en la que el interés de los ciudadanos se vuelve un bien escaso y, por extensión, resulta determinante la forma en la que las empresas se dirigen a los consumidores”, apunta Natal.

 

Así, el documento apunta que el elemento central para hacer que las conversaciones entre una compañía y sus consumidores sean exitosas y duraderas es el entretenimiento. “Ya no se trata de obligar al consumidor a cambiar para convertirlo en nuestro aliado, sino de conocerle para poder conversar con él de una forma interactiva y transmedia. Las marcas deben convencerse de que tienen los medios y el alcance para crear contenidos que puedan competir en igualdad de condiciones con los productos culturalmente creíbles de la industria del entretenimiento”.