miércoles, febrero 21, 2024

La comunicación interna: el motor constructor de la cultura organizativa

ARTÍCULO DE BEATRICE AGOSTINACCHIO (HOTWIRE) / En un mundo empresarial en constante evolución, hemos experimentado una transformación significativa en la forma en la que los empleados se informan sobre las novedades más destacadas en sus compañías.

Por Beatrice Agostinacchio, directora general de Hotwire España e Italia / 13 de diciembre de 2023

En España, concretamente, los directivos son cada vez más conscientes de la importancia que tiene la comunicación interna por todos los beneficios que puede ofrecer a toda la organización: desde la mejora del compromiso y el desempeño de los empleados, hasta el aumento de su bienestar o la disminución del absentismo y la rotación. Sin embargo, según un estudio de la compañía de software Steeple, casi el 70% de los empleados españoles no se encuentra satisfecho con la comunicación interna de su empresa.

En este contexto, la comunicación interna emerge como un elemento crucial para el desarrollo y fortalecimiento de la cultura corporativa, permitiendo así a los empleados y trabajadores a contribuir de manera efectiva y a formar parte de una comunidad unida. Incentivar la comunicación organizacional es un punto clave que mantiene un constante flujo de ideas e información que resulta en un entorno laboral positivo.

Importancia de una cultura organizacional sólida

Podríamos definir la cultura empresarial como un conjunto complejo de normas, valores, actitudes y prácticas que se entrelazan para formar la identidad colectiva de una organización. Es un núcleo invisible que influye en los pensamientos, interacciones y toma de decisiones de los miembros de una empresa. Dentro de este marco, la cultura organizacional se forja a partir del comportamiento de sus integrantes, siendo ellos a veces los actores principales que configuran la identidad distintiva de cada compañía. Esta a su vez puede ser moldeada por la interacción diaria, las experiencias compartidas y las narrativas que los empleados construyen a medida que avanzan en sus roles.

Comunicar la misión y los valores de las empresas proporciona un marco ético y un propósito en aquellos que orientan las decisiones y acciones de todos sus miembros. De hecho, cuando se cultiva de manera efectiva, esta cultura actúa como un catalizador para un mayor compromiso, productividad e innovación. Las celebraciones y reconocimientos también refuerzan el sentido de pertenencia y crean lazos emocionales que trascienden lo puramente laboral. Los efectos positivos aquí se pueden traducir en una retención de empleados más sólida y una reputación que nos hace destacar entre la competencia.

En este ámbito, la conciencia colectiva de la cultura organizacional engloba una variedad de roles y funciones que influyen en la formación y preservación de los hábitos y valores. Muchas empresas ya han incorporado incluso enfoques vanguardistas donde cada integrante asume la responsabilidad de participar de manera activa.

Al igual que en otras situaciones, los responsables también se pueden encontrar con diferentes retos a la hora implementar una correcta política de comunicación interna. Nos referimos sobre todo a la falta de recursos para poder llegar de forma eficaz a los empleados, la ausencia de datos que ayuden en la toma de decisiones, o la falta de herramientas tecnológicas. En esta línea, la inteligencia artificial, tan presente en nuestras vidas, puede desempeñar un papel crucial en mejorar la comunicación interna al ofrecer soluciones avanzadas que facilitan la colaboración y la eficiencia, siempre que se utilice cumpliendo con la regulación.

Por otro lado, en los últimos años hemos sido testigos también de cómo las empresas han adoptado los modelos híbridos e incluso totalmente remotos para trabajar. En este ámbito, la conexión constante en los equipos se convierte en un desafío, pero también en ventajas y oportunidades para fortalecer aún más la cultura. Por ello, la importancia de la comunicación interna se magnifica aún más cuando nos movemos en estos entornos. Esta nueva realidad ha impulsado a las organizaciones a innovar y realizar inversiones significativas en múltiples herramientas de inteligencia corporativa, con el objetivo de mantener una comunicación efectiva entre los empleados sin importar la distancia física que los separe, manteniendo el sentido de pertenencia.

Al igual que la comunicación externa, la interna hace que las propias organizaciones destaquen en el mercado y entre la competencia. Pero lo que es incluso más importante: mantenemos a los miembros del equipo más proactivos e informados y conseguimos un entorno positivo y fluido. En Hotwire somos conscientes de ello desde hace mucho tiempo, por lo que contamos con una gran experiencia fortaleciendo y mejorando la comunicación interna de marcas de referencia en el sector. Trabajamos día a día con nuestros clientes analizando lo que deben transmitir, construimos los mensajes más apropiados, utilizamos nuestras herramientas para maquetar y diseñar, y les ayudamos a conseguir esta tarea de la mejor forma posible.

Tanto los responsables como los directivos de las organizaciones desempeñamos un papel esencial al impulsar diversos elementos de marca que pueden definir la singularidad de la compañía y promueven un sentido de pertenencia entre los empleados, como la identidad, los valores y la forma de actuar de las personas.