jueves, febrero 22, 2024

Marketing Coach, nueva tendencia en consultoría empresarial

Su trabajo está a medio camino entre el consultor de marketing de toda la vida y el ‘entrenador’ al que remite su nombre. Su misión, ‘poner las pilas’ a todas aquellas empresas que, despistadas ante la aparente nueva normalidad, ven desesperadas como lo que siempre les había funcionado ya no es suficiente.

Por Redacción, 23 de mayo de 2022

La experiencia ha demostrado que en muchas ocasiones los largos y sesudos informes, auditorías y planificaciones a las que la consultoría tradicional estaba acostumbrada terminan, o bien quedándose en papel mojado por resultar inabarcables, o bien quedando desactualizados en cuestión de meses, ante un contexto que cambia con una rapidez vertiginosa.

“Para una pequeña empresa es un esfuerzo enorme asumir el coste de una consultoría tradicional, y tras recibirla muchos de ellos continúan sintiéndose perdidos, porque se ven con gran cantidad de datos, planes y recomendaciones que no tienen claro cómo llevar a cabo. Y en ocasiones lo hacen con tanta lentitud que, para cuando han implementado las soluciones propuestas, estas ya no son válidas porque el mercado ha vuelto a cambiar” afirma Virginia Borges, fundadora de Método Marketing y pionera en la prestación servicios de Marketing Coach.

La solución son servicios más fragmentados, ágiles y focalizados en problemas concretos. Y ahí es donde entran en juego las sesiones de trabajo con un marketing coach. Lo que se pretende en estas es dotar a las empresas que recurren a este servicio de herramientas para empezar a trabajar desde la primera sesión, un reto que solo es posible si el coach cuenta con una amplia experiencia en marketing.

Por ello, en las sesiones de Marketing Coach prima la concreción y la inmediatez, pero sin perder de vista la visión estratégica. El cliente se lleva así un punto e vista experto y unas pautas en las que puede empezar a trabajar al día siguiente, notando con mucha más rapidez los resultados en su negocio.

Otra de las características de este servicio es la flexibilidad. Cada sesión tiene valor por sí misma, y es el cliente quien decide si le basta con una única cita para resolver dudas puntuales o si prefiere un acompañamiento más dilatado en el tiempo, así como la frecuencia del seguimiento.

“Nuestro objetivo es ser útiles para ayudar al crecimiento de las empresas con las que trabajamos desde el minuto uno, desde la experiencia y con la máxima honestidad. Por eso ofrecemos garantía de devolución en caso de que el cliente no quede satisfecho, aunque ninguno la ha utilizado por el momento. Al contrario, la mayoría nos cuentan que amortizan el coste de la sesión casi de inmediato, ya que su marketing coach les ha ‘salvado’ de tomar decisiones erróneas que les habrían costado mucho más’ afirman desde Método Marketing.