viernes, marzo 1, 2024

Los profesionales de la comunicación sanitaria se sienten más reconocidos, pero con más trabajo y baja retribución

La Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) en colaboración con el Monitor de Reputación Sanitaria (MRS) han presentado los datos del ‘III Barómetro de Periodismo Sanitario’, una iniciativa que se puso en marcha en 2019 y con la se pretende ofrecer una radiografía de la situación del periodismo sanitario en nuestro país y mostrar la evolución de la comunicación sanitaria desde la óptica de los profesionales.

Por Redacción, 21 de diciembre de 2022

En la edición de este año se contó con la opinión de 140 profesionales de la comunicación sanitaria, una muestra muy representativa del sector. “Lo que se ha podido ver es que la pandemia ha potenciado la necesidad del periodismo sanitario y que, pese a todas las dificultades que pueda haber, estos profesionales desean seguir en sus puestos de trabajo. Estas son para mi dos de las principales conclusiones que se pueden extraer del barómetro de este 2022”, explica Graziella Almendral, presidenta de ANIS.

Los datos obtenidos han servido para constatar cómo los profesionales de la comunicación sanitaria han visto como ha crecido el reconocimiento a su profesión, considerando que la pandemia ha servido para poner de relieve la importancia de este sector. Pero al mismo tiempo también los datos muestran algunas de las principales dificultades que se han tenido que abordar, destacando sobre todo el incremento de la carga de trabajo, que no se ha visto recompensada de igual manera con un crecimiento en la retribución salarial de estos profesionales.

“A pesar de todo ello, ha aumentado el porcentaje de profesionales que seguirían en su puesto de trabajo actual, y que representan el 62,6% de los encuestados. También se ha podido ver que estos profesionales consideran que la especialización en comunicación sanitaria se ha potenciado en los últimos años por los problemas sanitarios”, añade José María San Segundo, director de MRS (Monitor de Reputación Sanitaria).

Perfil del profesional de comunicación sanitaria

El III Barómetro de Periodismo Sanitario también ha servido para establecer cuál es el perfil actual de los profesionales que se dedican a la comunicación sanitaria. Se ha podido constatar que es un periodista maduro, una figura que se ha estabilizado mucho, lo que plantea el reto de incorporar a las nuevas generaciones al sector.

También se ha constatado que la principal relación profesional es la de contrato indefinido, con un 60,7% de los encuestados, seguida a cierta distancia por los profesionales autónomos, que representan el 21,4%. Así mismo se ha visto un incremento de los profesionales que se dedican a tiempo completo, pasando del 81,5% del 2021 al 85,6% actual.

Por lo que respecta a la retribución media, ha crecido ligeramente con respecto al pasado barómetro. “Sin embargo, llama la atención que el 9,4% de estos profesionales perciba menos de 1.000€ al mes y que, a pesar del incremento en la retribución, siga existiendo la percepción generalizada de que la retribución que reciben no está acorde con la labor desempeñada”, añade José María San Segundo.

De esta forma, el perfil del profesional de la comunicación sanitaria se ha establecido en alguien con una media de 21,7 años dedicados al periodismo y una media de 15,5 años trabajando en contenidos de salud como labor principal, con un contrato indefinido, que trabaja a tiempo completo y con una retribución media neta de 2.215 euros mensuales. Las dos áreas principales donde desarrollan su profesión estos periodistas sanitarios son los gabinetes de prensa de instituciones o centros sanitarios públicos y medios de comunicación y agencias de prensa.

A pesar de todas las dificultades que se han recogido en el barómetro para ejercer la profesión, más de la mitad de la muestra preferiría seguir en el puesto de trabajo actual, una cifra que crece con respecto al barómetro del año 2021. “Respecto al periodismo sanitario, no hay ninguna duda de su importancia. Es una necesidad que sigue siendo vigente y que se ha potenciado en los últimos años”, añade José María San Segundo.

Impacto de la pandemia y valoración de la comunicación

Este III Barómetro de la Comunicación Sanitaria ha servido también para evaluar cómo ha sido el impacto de la pandemia en la comunicación sanitaria. Una consecuencia positiva de esta ha sido que los encuestados consideran que ha servido para aumentar la vocación de futuros informadores de salud, con un 79,3% de los encuestados a favor de esta afirmación.

Pero también un 57,1% ha señalado que esta pandemia les ha afectado profesionalmente. Fundamentalmente por un incremento de trabajo sin mejora de las condiciones (hasta un 50,6% de los encuestados), seguido a bastante distancia por la pérdida del trabajo (15,7%) y la reducción de la retribución (14,6%).

En comparación con la situación prepandemia, la autonomía, la consideración del criterio del profesional por parte del responsable y la relación con estos son los aspectos que en opinión de los periodistas más han mejorado. Por el contrario, y a pesar de todo ello, ha empeorado la retribución y la carga de trabajo. “Todo esto se traduce en unos profesionales más reconocidos pero con más trabajo y baja retribución”, explica José María San Segundo.

La referencia en rigor informativo durante la pandemia es la prensa especializada, con un 8,26 sobre 10, aunque en general las valoraciones han mejorado en todos los ámbitos, y los encuestados no han suspendido a ningún tipo de soporte.

En cuanto a la valoración de la comunicación de instituciones y empresas, los hospitales y clínicas alcanzan las mejores valoraciones, tanto por su calidad de la información sanitaria como por la eficacia de los gabinetes de prensa, por la transparencia y por la disponibilidad para los medios. Por el contrario, las consejerías de sanidad son las que obtienen, de media, las valoraciones más bajas. Destaca, además, la valoración baja de las empresas farmacéuticas en transparencia.

“Sin embargo, en conjunto se puede apreciar que hay una mejora de todas las instituciones, entre las que destacan los hospitales y clínicas y las empresas farmacéuticas, como también el Ministerio de Sanidad”, añade José María San Segundo.

Guía para emprender acciones

Los datos que arroja este III Barómetro de la Comunicación Sanitaria apuntan a la buena salud en general del sector, aunque existen aspectos que sin duda deben ser tenidos en cuenta a la hora de emprender acciones que puedan servir para mejorar esta todavía más, y así se entiende desde ANIS.

“El Barómetro es una herramienta que nos permite enfocar nuestras acciones como asociación hacia aquellas cuestiones que más preocupación generan entre nuestros miembros. En esta edición los resultados claramente apuntan a la necesidad de aumentar las actividades de formación y especialización, apoyar la mejora de retribuciones salariales y buscar mayor autonomía e independencia profesional para conseguir mejorar la profesión del periodismo sanitario”, acaba apuntado Graziella Almendral.

SI QUIERES CONTRATAR UNA AGENCIA, VISITA LA GUÍA DE LA COMUNICACIÓN