jueves, mayo 13, 2021

2021 puede ser el año de los microinfluencers por tener más credibilidad que los influencers mediáticos

ARTÍCULO DE ANTONIO GARCÍA VILLANUEVA (PROA) / La evolución de la era digital ha traído nuevos perfiles de consumidor y prescriptor. Las empresas, conocedoras de este nuevo panorama, han utilizado desde hace años a los influencers para conseguir una mayor cercanía sobre sus productos y/o servicios, y más ante un panorama informativo-publicitario sobresaturado.

Por Antonio García Villanueva, consultor senior en PROA

Adicionalmente, las estrategias de comunicación en redes sociales han tenido que adaptarse tras la pandemia, ya que el ecosistema social es hoy mucho más variado que hace años, con nuevas plataformas que han crecido de forma exponencial como son: TikTok o Twitch. Ahora bien, ¿en qué red social debemos estar? ¿qué influencer debo seleccionar para mi campaña en RRSS?

Cuando una compañía quiere desarrollar una acción puntual en redes sociales con impacto social y alcance, una buena estrategia es recurrir a influencers famosos, con cientos de miles de followers pero existe otra estrategia cada vez más recurrente (y acertada): los llamados microinfluencers. Este tipo de perfiles, gente del día a día con una masa notable de seguidores y centrada en uno o varios nichos como pueden ser la edad o el ámbito geográfico, pueden ser la clave de nuestra estrategia para llegar al público de interés de la firma y generar engagement entre marca y potenciales consumidores.

Otra de las ventajas que tienen a su favor los microinfluencers, es que, al ser creadores de contenidos especializados sus publicaciones gozan de mayor credibilidad e interés y muchas veces se debe a que precisamente es porque no son estrellas mediáticas. Adicionalmente, mirando el mapa de riesgos asociados a las campañas con microinfluencers, en caso de error o equivocación la repercusión estará muy limitada, sin llegar a trascender ni ser amplificada por los medios de comunicación.

Cada día vemos más influencers nativos en una o varias plataformas, con unos gustos, temas y nichos diferentes. Las marcas deben tener previamente claro donde se encuentra su público objetivo, para poder seleccionar primero la red social en la que realizar la campaña y, en segundo lugar, el/los perfiles que más se ajustan a lo que quieren ofrecer. Para este año empezamos a ver como una mayor capacidad de impacto mediático y un nuevo lenguaje están haciendo que muchas más firmas apuesten por microinfluencers en plataformas más allá de Instagram y Twitter.

En este tablero del juego, los equipos de comunicación, al servicio de la empresa, debemos trabajar en la búsqueda y análisis de todos los nuevos medios sociales disponibles, con una idea clara: en el mundo digital, hoy ya es ayer, y todo lo que hemos realizado hasta ahora puede estar obsoleto. Igualmente tenemos que entender con las empresas el dónde y con quién posicionarse, ya que cualquier nuevo medio puede ser un éxito o un fracaso, según cómo lo empleemos.

Al final, objetivos claros, buena estrategia, análisis y sentido común son herramientas tan tradicionales como válidas, la clave del éxito.

SEGURO QUE TE INTERESA…

¿Queremos que los empleados hablen en redes sociales?

Clipping 2.0: Herramientas para monitorizar medios online, blogs y redes sociales