lunes, junio 1, 2020

Por qué los eventos serán la pieza clave para reactivar el turismo

A la espera de las decisiones de las autoridades sanitarias, la industria de los eventos sigue trabajando y preparando protocolos con medidas de seguridad para la reanudación de la actividad, con el fin no solo de recuperar su sector, sino también ayudar a otros grandes afectados como el turismo para volver a reactivar la economía del país.

Por Redacción, 21 de Mayo de 2020

Según Mar García, presidenta de Agencias de Eventos Españolas Asociadas (AEVEA) “Una vez regresemos a la nueva normalidad no solo volverá a reactivarse la industria de los eventos poco a poco, sino que será un pilar fundamental para otros sectores muy dañados por esta crisis como lo es el turismo.”

La industria MICE (Reuniones, Incentivos, Conferencias/Convenciones y Exhibiciones/Eventos) conlleva desde eventos corporativos para las marcas (lanzamiento de producto, convenciones, inauguraciones, Juntas Generales de Accionistas, seminarios, reuniones profesionales…), congresos, ferias internacionales y nacionales, viajes de incentivo…Es decir, abarca desde la celebración de un gran acontecimiento como Fitur, o el propio Mobile World Congress de Barcelona este año cancelado, hasta miles de eventos corporativos de compañías, como presentaciones de nuevos productos, entre otros.

Todo ello abarca la industria de los eventos, empleos involucrados en la planificación y la producción, así como de PYMES y autónomos que proveen de servicios y productos para eventos, agencias de personal auxiliar, empresas de catering, montadores de escenarios, guionistas, técnicos audiovisuales y de iluminación, decoradores, etc…, e impulsa a cada sector económico que acogen en sus eventos, y por supuesto, al turismo.

¿Por qué los eventos son la clave para reactivar el turismo?

1.      Desestacionalización del turismo

España es una potencia turística mundial si se tienen en cuenta las personas que cada año la visitan,  pero el problema es que los turistas que se deciden a pasar sus vacaciones aquí no llegan de forma regular durante todo el año, sino que lo hacen de forma masiva en verano, en busca de sol, playa, cultura y gastronomía. Es por ello que la industria MICE supone un elemento clave para reactivar el turismo tras el confinamiento, ya que este verano el turismo de ocio se verá muy afectado debido a las restricciones de movilidad mundial y necesitaremos tras la temporada veraniega reactivar su actividad a través del turismo de negocios.

“Los eventos tienen su temporada alta fuera del periodo de verano. Sus meses clave son marzo, abril, mayo, junio, septiembre y octubre. Por lo que ayudan a desestacionalizar el turismo y repartirlo durante prácticamente todo el año.” asegura Mar García Presidenta de AEVEA. Precisamente los meses más flojos para hoteles y restauración.

2.      Impacto económico

La industria de eventos y reuniones lleva años en alza, con un crecimiento sostenido que evidencia la importancia que este sector tiene para la economía en España. El estudio de análisis a nivel mundial, elaborado por Events Industry Council en colaboración con Oxford Economics, cifra en 10.889 millones de euros el impacto del sector en el PIB español, lo que sitúa a nuestro país en la 12ª posición de la lista de 50 países con mayor impacto en la organización de eventos.

La industria de eventos y reuniones lleva años en alza, con un crecimiento sostenido que evidencia la importancia que este sector tiene para la economía en España. El estudio de análisis a nivel mundial, elaborado por Events Industry Council en colaboración con Oxford Economics, cifra en 10.889 millones de euros el impacto del sector en el PIB español, lo que sitúa a nuestro país en la 12ª posición de la lista de 50 países con mayor impacto en la organización de eventos.

Además, en España también existe una importante carga lúdica y experiencial, lo que incentiva la tendencia del “Bleisure”, que combina el viaje de trabajo con el disfrute del ocio, lo que incrementa de manera importante el impacto económico en los destinos turísticos y reduce la estacionalidad mencionada en el punto anterior.  

“El clima de España invita al turista de negocios a disfrutar de espacios únicos como los jardines de un castillo o un palacio al aire libre en pleno mayo y junio. Una oferta cultural en exterior que no tienen otros países europeos, lo que llama la atención del turista” afirma Mar García, presidenta de Agencias de Eventos Españolas Asociadas (AEVEA).

3.      El turista de negocios

El turista de negocios genera el doble de impacto económico que un turista de ocio.  Mientras que el turista de sol y playa gasta en torno a 146 euros diarios, el turista MICE alcanza los 208 euros.  Esto se debe a que su poder adquisitivo suele ser más alto y además de asistir al evento, consume una serie de servicios durante su estancia como: transporte, restauración, hoteles, aviones, alquiler de coches, compra en comercios, además de ocio y cultura como, por ejemplo, visitar un museo o asistir a un espectáculo.

4.      Genera confianza al turista de ocio

Además de gastar más, el turista de negocios es un gran prescriptor en su lugar de origen, ya que habla bien de los países a los que va, lo que proporciona una red de contactos que seguramente desee visitar el país en un futuro, además de generar de nuevo confianza al turista de ocio que ya lo conoce para que vuelva a visitarlo tras esta crisis lo que incentivará la reactivación del turismo en general.  

5.      Mejora la imagen del país

Una vez vayamos recuperando la normalidad, España deberá recuperar su imagen internacional como destino seguro y de gran riqueza cultural para visitar. A través de los eventos médicos, científicos, tecnológicos y con propósito social y medioambiental, tendencia clara en la industria en 2020, se podrá recuperar esa imagen y confianza dando a conocer el desarrollo de nuestro territorio y a nuestros expertos lo que atraerá nuevos inversores y negocios y volverá a colocarnos dentro del ranking de los países más visitados del mundo tanto por su clima y riqueza cultural, como por su desarrollo e innovación, en un marco sostenible.  

6.      Más demanda para los hoteles

De momento, los grandes eventos como Fitur o el Mobile World Congress, que reúnen a miles de personas en espacios cerrados, tendrán que esperar. La limitación actual de movilidad entre países o la limitación en el número máximo de asistentes, harán que el sector se concentre en espacios más reducidos y el formato de los eventos combine experiencias híbridas entre lo físico y lo digital. Esto generará una demanda añadida a los hoteles que cuenten en sus instalaciones con salas de reuniones y conferencias.