jueves, mayo 13, 2021

Orange y la Asociación Salud Mental Teruel (ASAPME) promueven una campaña solidaria

Orange y la Asociación Salud Mental Teruel ( Asapme Teruel) ponen en marcha desde hoy una campaña orientada a la recuperación de móviles usados en Teruel con un doble fin social: contribuir a la conservación del medioambiente y apoyar los programas de ASAPME Teruel.

Por Redacción, 1 de marzo de 2021.

La iniciativa, con la que se quiere animar e involucrar a los ciudadanos, estará activa hasta el 31 de marzo y tiene como reto recoger al menos 150 móviles. Los terminales, así como sus accesorios electrónicos (cargadores, auriculares y baterías), se podrán depositar en los contenedores situados a tal efecto en la sede de la asociación y en su tienda “Corte y Telas” situada en la calle San Andrés, 9 (tras el Teatro Marín). Por cada móvil, se donará un euro a ASAPME Teruel.

Daniel Morales, director de Responsabilidad Social Corporativa de Orange, destaca que “para Orange es un motivo de orgullo poder colaborar con la Asociación Salud Mental Teruel (ASAPME Teruel) para facilitar que los turolenses construyan un entorno más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Gracias a este tipo de iniciativas, no solo contribuimos a concienciar a la sociedad de que, con un gesto tan sencillo como entregar un viejo móvil para su reciclaje o recuperación, ayudas al planeta sino también ofrecer apoyo a causas sociales”.

Los terminales móviles son el aparato electrónico más abundante en el mundo. Hasta la fecha se han fabricado más de 8.000 millones de dispositivos -lo que equivale a 20 veces el perímetro de la tierra- y la cifra podría seguir ascendiendo con el paso de los años. Sin embargo, actualmente apenas se recoge uno de cada 20 móviles.

Esta campaña ofrece la posibilidad de mejorar el medioambiente reciclando los móviles obsoletos. Por un lado, su recuperación permite ampliar la vida útil de muchos de estos dispositivos, lo que se traduce en una reducción de las necesidades de energía y materias primas necesarias para la fabricación de nuevos teléfonos. Y por otro, los móviles usados contienen valiosos minerales, cuyas reservas están disminuyendo drásticamente y que se pueden recuperar, así como sustancias delicadas que hay que requieren de un tratamiento adecuado.

Se estima que, si se reciclaran 2.000 millones de móviles al año en todo el mundo, se podrían reutilizar 60.000 millones de toneladas de recursos escasos, presentes en dichos terminales, con un positivo impacto tanto para el entorno como para la creación de empleo.