lunes, septiembre 20, 2021

Las Relaciones Públicas del futuro

CARMEN VALERA, PRESIDENTE DE BURSON-MARSTELLER ESPAÑA Lunes 14 de mayo de 2018

Las relaciones públicas no han sido una disciplina disruptiva; hemos ido evolucionando con las necesidades de nuestros clientes. Pero ahora estamos inmersos en un proceso de transformación. 

La absolutamente necesaria integración entre las relaciones públicas, el marketing y la publicidad está provocando ya cambios en la forma de afrontar nuestra profesión.

 

Uno de los más importantes es el tipo de profesionales que necesitamos en las agencias.

 

Poco a poco vamos incorporando perfiles que nos ayudan a analizar, gestionar e interpretar el gran volumen de información que se produce.  Y otros con un marcado pensamiento de planificación más estratégico, analítico y creativo y, además, con experiencia y conocimiento multicanal. El comportamiento del consumidor está cambiando y creo que aún se producirán cambios más significativos en los próximos años. Será necesario buscar nuevas formas de relación para que las marcas conecten con ellos.  Las nuevas generaciones de consumidores no valorarán de forma diferente si los medios son ganados o pagados, si son offline, online o la información ha sido generada por influencers; valorarán simplemente que el storytelling –o, aún mejor, el storydoing–   les atraiga y consiga generar engagement entre ellos y la marca.

 

Nuestro papel como consultores seguirá teniendo un valor destacable y estratégico dentro de las organizaciones, siempre y cuando demostremos que nuestros programas tienen impacto en el negocio, que ayudamos a la intención de compra, que contribuimos a la retención (y atracción) del talento y que además cuidamos de la reputación de la marca. En una sociedad donde la información está al alcance de casi todos, desde las relaciones públicas será necesario responder a las mayores exigencias de transparencia que demanda la sociedad, ya que hoy la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace es (aún) más importante; así que habrá que dialogar mucho con los grupos de interés, que cada vez son más numerosos e importantes para nuestros clientes. Y eso es lo que no cambiará: que esos grupos hablen bien de nuestros clientes seguirá siendo el principio fundamental de las Relaciones Públicas.