martes, noviembre 24, 2020

Influencer marketing: ¿destinado a morir o ha llegado para quedarse?

MARTA RODRIGO, ACCOUNT DIRECTOR DE BEON.COMMUNICATION Lunes 17 de junio de 2019

Popular y carismático, así es nuestro amigo el influencer. Pero no solo eso, también tiene la capacidad de influir en las personas y en la toma de decisiones de compra.

Si nos remontamos a su ‘nacimiento’, o al menos lo más cercano a ello, estamos hablando del año 1800, cuando empezamos a ver rostros conocidos anunciando productos y servicios de consumo personal. Un poco más adelante, los profesionales de este sector se dieron cuenta de un aspecto básico en esta industria, y es que las personas conectan más y mejor con aquellos con los que pueden relacionarse. Y así desfilaron por este sector desde las grandes figuras del cine hasta personajes públicos de toda índole. La llegada de internet ha supuesto la democratización de esta figura, y ahora todo el mundo puede ser influencer, o al menos aspirar a serlo.

 

Hoy en día los influencers no se quedan fuera de prácticamente ninguna estrategia de marca. Y es que influencers hay muchos y muy variados, la clave está en escoger a aquellos que generen confianza entre el target deseado y que, además, respeten los valores de la marca que representan.

 

Si queremos asociar un influencer a una marca determinada y conseguir un beneficio a nivel de comunicación o de branding, nuestros prescriptores deben seguir las indicaciones que se les marque desde la agencia para evitar que la comunicación se diluya, o incluso consiga el efecto contrario y perjudique a la marca.

 

Por tanto, necesitamos diseñar una buena estrategia cuyo principal objetivo se centre en impactar en nuestro target y generar engagement con nuestro público más activo. ¿Cómo lo conseguimos? Dando prioridad a los contenidos de calidad y al alcance real de las publicaciones, frente al número de seguidores del influencer. En resumidas cuentas, prima la calidad dirigida y bajo control, frente a la cantidad. Eso sí, dejando que el influencer conserve su esencia y su narrativa, que es lo que le ha convertido en lo que es, un potencial embajador para la marca.

 


Artículo de Marta Rodrigo, Account Director de beon.Communication