miércoles, septiembre 23, 2020

El turismo rural cierra la temporada por encima de previsiones y superando 2019

La temporada alta concluye con un balance positivo para el sector del turismo rural, ya que durante los meses de julio y agosto se ha registrado una ocupación media en España del 55%, según datos del portal EscapadaRural.com.

Por REDACCIÓN, 2 de Septiembre de 2020

Esta cifra, basada en más de 11.000 calendarios actualizados, es 14 puntos superior respecto a la del verano de 2019 (41%). A este respecto Ana Alonso, directora de Comunicación de EscapadaRural.com indica que “afortunadamente, en líneas generales nuestro sector ha podido recuperar la actividad a buen ritmo durante la época estival. Esperamos que esta tendencia se mantenga y el resto del año el turismo rural mantenga su atractivo para los que buscan disfrutar de la naturaleza en destinos de proximidad”.

Un año más, agosto ha sido el mes más fuerte. A principio de temporada el portal apuntaba a un 59% de ocupación en agosto, pero ha crecido por encima de las expectativas, llegando a un 65%. Este resultado supera el 49% del mes de julio y también supone un incremento con respecto a 2019, cuando se alcanzó un índice 13 puntos inferior (52%). Alonso añade que, “La Covid ha afectado duramente al turismo rural, pero tras meses de inactividad y ciertas dudas sobre cuál sería el futuro más inmediato, resulta positivo ver estos resultados y por eso miramos con más optimismo hacia el cierre del año”.

Los destinos rurales preferidos en verano

Los datos de ocupación del verano 2020 son incluso mejores al analizar el impacto concreto que han tenido en las comunidades autónomas más solicitadas. Así, EscapadaRural.com destaca como este año son cinco las regiones que han registrado niveles de ocupación por encima del 60%. Concretamente, Murcia (68%), Andalucía (64%), Navarra y Madrid (62%) y Asturias (60%) han concentrado los mayores niveles de reservas.

Por otro lado, según el portal especializado, el ranking autonómico no responde al mismo patrón de otros años a causa de la pandemia. En ese sentido, Alonso aclara que “es inusual ver a la Comunidad de Madrid entre las primeras posiciones en esta época, pero ello responde a la preferencia que se ha detectado entre los madrileños por escaparse cerca su lugar de residencia”

Por provincias, la demanda se ha concentrado en Andalucía: Córdoba y Sevilla (72%), Murcia (68%), Málaga (67%) y Barcelona (66%). Con un 65% de ocupación, completan el top 10 Cádiz, Toledo (64%), Huelva, Jaén, Navarra y Madrid (62%).

Las asociaciones de turismo rural resaltan el impacto de la Covid.

Gustavo Nash, presidente de la asociación de empresas turísticas rurales de la Sierra del Rincón, “la temporada de verano para la Comunidad de Madrid ha sido atípica, ya que en Madrid comenzó el día 25 de mayo, con el pase a la fase 1. Y la demanda se ha mantenido hasta el día de hoy. Lo que ha significado todo un desafío para los empresarios”. Nash admite que, “en términos generales podemos hablar de un lleno técnico en los establecimientos rurales de la Comunidad de Madrid, ya que para aplicar los protocolos de limpieza y desinfección la mayoría de los propietarios dejábamos días libres entre reserva y reserva. Igualmente, esta gran demanda no ha alcanzado del todo para recuperar lo no facturado durante el confinamiento, pero se ha acercado bastante a ese objetivo”

Idoia Ezkurdia, Gerente de la Asociación Nekazalturismo-Landaturismo Elkartea “Nekatur”, nos cuenta que, “los datos de ocupación registrados en el País Vasco se han visto muy condicionados por la situación sanitaria. La mayor parte de las cancelaciones llegaron cuando se declaró el estado de emergencia sanitaria en Euskadi”. Ezkurdia añade, “De hecho, de las tres provincias vascas, la que mayor bajón de ocupación ha notado es Vizcaya, por los sucesivos brotes de la Covid-19 que se han ido declarando. Por el contrario, el dato positivo lo pone Álava, ya que ha mejorado y superado el registro de julio con respecto a 2019.

Francisco Parra, presidente de la asociación Turismo Verde Huesca, nos cuenta que, “ha sido un verano irregular con fuerte demanda y resultados dispares. La situación sanitaria ha traído consigo un incremento de costes y un mayor trabajo en general. Sin embargo, los precios los hemos contenido asumiendo en nuestra cuenta de resultados el coste de esta adaptación. Lo que ha supuesto un esfuerzo enorme de trabajo y responsabilidad”. Parra añade que otro aspecto destacable este año es que, “los alojamientos que han optado por no abrir, muchos no volverán a trabajar y otros los transformarán en viviendas de alquiler residencial para largas estancias. Lo que supone para el medio rural una pérdida económica importante”.

Gasto medio y evolución de precios

El precio medio por persona y noche de los alojamientos reservados se ha situado en torno a los 22,40 euros, siendo los establecimientos de alquiler íntegro los que han obtenidos más reservas (59%). En la encuesta que Escapadarural.com lanzó en mayo el 84,3% de los propietarios de alojamientos anunciaban que no iban a subir precios. El 11,2% dijo que sí los cambiaría a la baja y el 4,5% subiría los precios. Alonso concluye indicando que esta situación puede haber cambiado a medida que los establecimientos experimentaban un aumento de la demanda por lo que en breve lanzarán un estudio específico para valorar la evolución de estos datos.