X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

26 CEOs opinan: qué competencias se necesitan para liderar una agencia de comunicación

POR REDACCIÓN. miércoles 29 de mayo de 2019

 

¿Qué se necesita para ser un CEO o alto directivo de una agencia de comunicación? ¿Cuáles son las competencias y las habilidades que te hacen ser un líder excelente? Para responder a estas cuestiones, hemos realizado una amplia encuestra entre CEOs de consultoras de comunicación españolas, de todos los tamaños y especialiades. En una anterior entrega, avanzamos cuáles eran las principales ideas de este estudio. Ahora podéis leer las respuestas individualizadas que los distintos directivos han dado a nuestra pregunta.

 


     

CARMEN VALERA, PRESIDENTA EJECUTIVA DE BURSON COHN & WOLFE (BCW) 

Cada CEO debe proyectar su propia personalidad en su gestión y precisamente las cualidades personales son las que marcarán las diferencias. Pero sí es cierto que hay una serie de capacidades que hoy especialmente son relevantes y que se pueden desarrollar. Destaco dos: 

Capacidad de crear y gestionar experiencias: el talento (los empleados), los clientes…todos somos personas que buscamos algo más que una relación racional en nuestros entornos profesionales. 

Conocimiento específico de nuestra profesión: gestionar una empresa de servicios profesionales es completamente diferente a gestionar una empresa industrial, por ejemplo. En nuestro caso, un conocimiento profundo de nuestra profesión es imprescindible para entender cuál es el negocio de nuestro negocio.




   

LUISA GARCÍA, SOCIA DIRECTORA GENERAL DE ESPAÑA Y PORTUGAL DE LLYC

Un buen CEO de agencia de comunicación debe ser, en mi opinión:

Foco en el cliente: El mejor consultor de comunicación para los desafíos más importantes de sus clientes, sobre todo aquellos del "top management". En LLYC creemos que los consultores más senior de la organización, aunque tengan funciones directivas en la firma, deben estar al servicio de nuestros clientes.

Gestión de equipos: En un negocio de personas, los directivos debemos ser capaces de motivar y hacer crecer a los mejores profesionales que se incorporen a nuestro proyecto, generando equipos diversos y comprometidos con la excelencia.

Innovación: en este entorno VUCA en el que lo único constante es el cambio y en una profesión como la nuestra, no podemos dar nada por aprendido y la innovación debe ser constante, por eso los directivos de nuestras operaciones tienen un compromiso permanente con el desarrollo de nuevas soluciones, la identificación de tendencias y la incorporación a los equipos de profesionales que aporten miradas diferentes y retadoras.

Ética y rigor: como en cualquier actividad, hay que liderar con el ejemplo y en esta era de la hipertransparencia y la "post verdad" es fundamental que nuestra actividad esté encabezada por directivos comprometidos con los más altos estándares éticos, asegurando que esos principios son compartidos por el equipo y los clientes sin excepción.

Pasión: La consultoría, como todos los servicios profesionales, pero más aún con la inmediatez que exige muchas veces la comunicación, requiere de profesionales dedicados, que realmente disfrutan lo que hacen y ponen toda su energía al servicio del cliente.



   

DAVID SANDOVAL, CEO DE ESENCIAL MARCOM AGENCY

Las cualidades que todo CEO de agencia de comunicación debería tener son: 

Empático. Este atributo no sólo está dirigido hacia los clientes si no también hacia los equipos de la agencia. Ponerse en la piel del directivo/empresa que contrata los servicios de una agencia de comunicación y orientar al equipo en la consecución de resultados es, sin duda, una de las principales cualidades del máximo responsable de la agencia.

Motivador. Un directivo debe de transmitir confianza en la capacidad y expetise de sus colaboradores y generar una corriente positiva que facilite la iniciativa, la creatividad y el sentimiento de la importancia del servicio al cliente. Para ello, la escucha activa y fomentar la autoconfianza entre los colaboradores resulta imprescindible. 

Especialista. El máximo responsable de una agencia debe de tener un nivel de conocimiento técnico suficiente para proponer las mejores soluciones a sus clientes desde un punto de vista tanto estratégico como operativo. 

Comprometido. Resulta de vital importancia la capacidad para asumir la responsabilidad en momentos difíciles y saber liderar de forma participativa fomentando el trabajo en equipo.



     

ALBERTE SANTOS LEDO,  CEO DE EVERCOM 

Visión estratégica: Un líder exitoso debe tener una capacidad de visión diversa de la realidad, la cual contribuye a afrontar los problemas, retos de cambio y crecimiento de un modo más realista y ambicioso. Tomar perspectiva, reflexión y análisis de la situación antes de actuar es vital para el éxito y consecución de los objetivos de una organización.  

Capacidad de riesgo y decisión: Discernir entre una buena o mala decisión es fundamental para el éxito a medio y largo plazo de cualquier empresa. Un buen líder debe ser capaz de tomar decisiones y asumir riesgos.  

Capacidad de comunicación y escucha activa: Para ejercer un liderazgo efectivo se debe realizar un esfuerzo especial de escucha activa para ser un mejor líder consciente e intentar comprender los condicionantes y cuál es la perspectiva que rodea a la empresa y a su equipo. Es importante que el CEO sepa apostar por la disrupción para que la comunicación sea envolvente  y entusiasta.  

Perseverancia: Un cambio trascendental solo es posible cuando el líder tiene claros los objetivos y la visión. Pero sin perseverancia, las metas y visión del líder no se llegan  a materializar y los resultados a medio y largo plazo no serán los deseados para las organizaciones.



   

JORGE LÓPEZ M-C, SVP, EMEA ENGAGEMENT AND SOUTHERN EUROPE DE LEWIS 

Desde mi punto de vista, éstas son algunas de las principales cualidades o habilidades que debiéramos tener los responsables de las agencias 

Humildad. Lo más difícil de estar en una posición de liderazgo es mantener los pies en el suelo. El éxito tiende a confundirnos así que es conveniente recordar a diario que haber tenido éxito en una faceta de tu vida no implica que seas exitoso en las demás. Si mantienes la humildad le darás valor a la capacidad deescuchar; a clientes (muy importante), a compañeros, a colegas y al mercado también (lo que te permitirá anticiparte a los cambios y beneficiarte de ellos). 

Honestidad. A menudo puede perjudicar a corto plazo. A la larga, siempre es rentable. No conozco a nadie que no haya perdonado un comentario o un planteamiento honesto. Puedes ser más talentoso o menos: Más trabajador o menos. Pero la mentira tiene las patas muy cortas y si eres honesto irás dejando un poso de fiabilidad en cada posición, cliente o relación que abordes. 

Ambición. Para crecer; para no conformarse; para explorar nuevos territorios; para seguir aprendiendo. 

De forma global todo lo anterior se traduce en olvidarse del ‘yo’ y transformarlo en el ‘nosotros’. Creo que un buen CEO debe pensar siempre en qué es lo mejor para el conjunto. Y ponerse al servicio del equipo.



   

JAVIER GOIZUETA, PRESIDENTE DE QUUM 

El CEO de una agencia de comunicación ha de: 

Ofrecer la visión: En un entorno tan convulso y cambiante, el CEO de la compañía ha de tener clara la estrategia a seguir y ser capaz de liderar las necesarias transformaciones para mantener la propuesta de valor y la oferta de servicios siempre en vanguardia. 

Renovar el compromiso: Dirigir una compañía implica renovar constantemente un compromiso con la calidad del servicio, con los clientes y con el equipo, así como reforzar el propósito de hacerlo con un impacto positivo en la sociedad. 

Ser un líder: El CEO ha de liderar el proyecto global de la compañía. Esto significa poner la visión, los medios y el compromiso al servicio de todos los que constituimos la agencia y dirigir al equipo hacia la consecución de los objetivos corporativos. Solo es posible desarrollar una cultura corporativa con la implicación directa de la dirección, así que nuestra misión es fundamental en la continua transformación y actualización de lo que somos y queremos ser. 

Cultivar las relaciones institucionales y comerciales: Como máximo representante de la compañía, el CEO ha de liderar las relaciones a alto nivel de la agencia: las relaciones con accionistas, instituciones y el desarrollo de negocio a nivel estratégico.



   

IRENE AGUILAR, CEO DE BACANA COMMUNICATIONS 

En un mercado tan cambiante y competitivo como es el de la comunicación, las agencias nos enfrentamos a una serie de retos clave como son la actualización de nuestros servicios a las necesidades de los clientes, el impulso de la creatividad de nuestro equipo en línea con las tecnologías que evolucionan a un ritmo voraz o la adaptación de nuestros canales propios a las últimas tendencias del sector. 

Para surfear con éxito esta ola de cambio es imprescindible que los CEOs de las agencias cumplamos unos requisitos básicos, que nos avalen para guiar a nuestros equipos. 

Conocer la diferencia entre jefe y líder. El CEO de una agencia debe, sin duda, tener capacidad de liderazgo. La diferencia entre un jefe y un líder es que el primero basa sus actos y decisiones desde una posición de autoridad impuesta, mientras que el segundo es capaz de dirigir y motivar a un equipo de personas, dando apoyo y audiencia a las ideas e iniciativas que surgen de este. 

Tener una visión y objetivos muy claros. Además de ser una persona que transmita energía, demuestre ambición y asuma nuevos retos, el CEO no puede perder de vista los objetivos de negocio de la agencia. Con una visión firme de hacia dónde se dirige la empresa, deberá ser capaz de dirigir todas las acciones del equipo hacia ese objetivo final. Si logra hacer funcionar esa rueda, logrará atravesar cualquier dificultad y llegar a puerto seguro con sus KPI’s cumplidos y una buena salud económica. 

Ser capaz de identificar y retener el talento. Al fin y al cabo, las agencias son personas. El talento y aptitudes de quienes que forman el equipo de la agencia es el más importante activo de la misma. Es obligación del CEO identificarlo y valerse de las herramientas necesarias para retenerlo e impulsarlo. Desde implicarse en los procesos de selección a participar activamente en las evaluaciones de los equipos y fomentar la formación del equipo, el CEO debe priorizar este aspecto si quiere dirigir una agencia de éxito. 

Ser un buen estratega. Estrategia, estrategia y más estrategia. Tener una estrategia permite maximizar el resultado de cualquier situación. El CEO debe ser capaz de trazar tanto la estrategia de sus clientes como la de su propia agencia, siempre enfocado en incrementar la efectividad y buscar la mejora constante. 

Estas cuatro cualidades, junto con un cóctel de humildad, respeto, resiliencia y asertividad, son bajo nuestro punto de vista la clave del éxito. 



   

SILVIA ALSINA, DIRECTORA GENERAL DE ROMAN 

El CEO de una agencia de comunicación debe tener las siguientes cualidades: 

Liderazgo: conocer el sector y mercado, trazar un plan de ruta, planificarlo y motivar y dirigir al equipo responsable para su ejecución.

Dirección: dirigir la ejecución de ese plan sin olvidar la cuenta de resultados, las ventas pero también los ratios y márgenes. 

Expertise: tener el conocimiento estratégico, técnico, creativo y ejecutivo que requiere una profesión en permanente transformación. 

Además de saber adaptarse al cambio, entender que el cliente es lo primero, confiar en los equipos y personas y tener la capacidad de anticiparse y tomar riesgos.



   

SILVIA ALBERT, DIRECTORA GENERAL DE COMMA

El CEO de una agencia de comunicación tiene que tener las mismas habilidades que el CEO de cualquier otra empresa: liderazgo, visión estratégica, orientación a la innovación, creatividad, coherencia, búsqueda de la excelencia y la calidad. Es un plus que además tenga pasión por la comunicación y que acumule experiencia en todas las trincheras informativas, incluidos los nuevos canales sociales.




   

EVA HERNÁNDEZ, SOCIA Y DIRECTORA GENERAL DE PIAZZA COMUNICACIÓN 

Trabajamos en equipo y no tomamos desiciones de una forma unilateral, los servios que ofrecemos en una agencia han cambiado hace unos años ya que cada vez se demandan más estrategias conjuntas de comunicación y digital generando contenidos multicanal, eso ha hecho que se incorporen nuevos directivos con otro tipo de especialización creando equipos multidisciplinares que funcionan de forma transversal con una comunicación más directa, colaborativa y fluida.

Productividad. Nos hemos renovado y hemos tenido que reestructurar nuestras agencias, renovar equipos, formar a los de siempre, cambiar la mentalidad y eso ha hecho que seamos más creativos y busquemos nuevas formulas de trabajar con equipos muy diferentes.  

Flexibles y eficaces, creamos estructuras que se puedan mantener, teniendo equipo fijo y freelance, según las necesidades.  

Nos hemos adaptado a un entorno donde no todos han sobrevivido. 




   

ASUN SORIANO,  CEO DE ATREVIA ESPAÑA

Mente abierta: Por muchos años de experiencia con lo que se cuente,  tener “las orejas muy abiertas” para identificar tendencias , y aceptar los cambios o aprendizajes que te aporta el entorno, los clientes y el equipo ,  especialmente los más jóvenes con quienes el cambio de paradigma es enorme. También rodearse y absorber los aprendizajes de la diversidad de formación y capacidades; para mí es un regalo aprender de los nuevos perfiles que tenemos hoy en Atrevia: antropólogos, ingenieros, tecnólogos, filósofos, sociólogos, etc.. Con una visión de los asuntos desde diferentes ángulos y enfoques, se toman las mejores decisiones

Valiente y Flexible: en tiempos de incertidumbre, cambio y multiplicación de competencia:  una actitud conservadora, no suele ser una baza para crecer. Importante tener espíritu emprendedor para adaptarse al cambio, explorar y guiar a los clientes y al equipo a nuevos caminos. Eso sí, muy atentos y ágiles para reaccionar si hay que hacer un cambio de ruta. Fomentando dentro de la empresa la inteligencia colaborativa y los espacios de co-creación para desarrollar el talento en todo su potencial. Y nunca dejar de preguntarse   ¿Por qué no….? 

Digital: Es una de las competencias transversales claves e ineludibles . Contar con unos conocimientos generales  sobre la disrupción de las tecnologías y las posibilidades que ofrece el Big data ,  la inteligencia artificial o el “Internet de las cosas” para la comunicación y los modelos de relación de las organizaciones con sus públicos , marcará la diferencia las empresas de comunicación. 

Honestidad y Compromiso con los clientes y con el equipo, con nuestro trabajo y con los valores de la compañía. Responsables e  implicados en que las cosas sucedan y en buscar un retorno en  valor a la confianza que nos otorga el cliente. Ofrecer conocimiento, compromiso y autenticidad.



   

IRENE HERRANZ, DIRECTORA DE AX COMUNICACIÓN

Escuchar al equipo: parece obvio, pero en la vorágine del trabajo diario a veces nos olvidamos de escuchar a nuestro equipo e involucrarles en las estrategias. Cada miembro del equipo es una parte esencial de la agencia. Un CEO también debe estar abierto a escuchar y a aprender. Debe tener en cuenta todas las aportaciones y valorar la proactividad.

La cabeza del CEO es un armario que ordenar, a lo Marie Kondo: el CEO no debe perder el contacto con la gestión del día a día, controlar qué es lo que se está haciendo y cómo se está haciendo. Para ello debe “ordenar” su cabeza: tener muy claros los objetivos, establecer prioridades, desechar el “ruido ambiente” y creer firmemente en lo que hace y hacerlo con entusiasmo. Transmitirlo al equipo y una vez todo ordenado, podrá delegar responsabilidades con unas directrices claras.

Flexibilidad: en un entorno tan cambiante como el que estamos viviendo actualmente, el CEO debe ser  flexible y capaz de adaptarse rápidamente a cualquier situación, por inverosímil que nos parezca. También debemos provocar los cambios dentro de nuestra propia organización para no quedarnos obsoletos.



   

LEEV YASHIM ZAVALETA, MANAGING DIRECTOR DE LEAN FACTOR 

Creo que cualquier persona que esté al frente de una agencia, tiene que tener las siguientes cualidades: 

Visión de negocio: no es suficiente con saber de comunicación, marketing o publicidad, tienes que entender las necesidades tus clientes desde el punto de vista de su negocio, para poder asesorarles correctamente sobre las formas más eficaces de llegar a sus audiencias clave. 

Flexibilidad y transversalidad: la consultoría, y más la de comunicación o marketing, no es una ciencia exacta. Hay que ser flexibles para entender y adaptarse a las necesidades de los clientes. Es imposible hoy en día intentar asesorar a un cliente por silos de actividad, es indispensable tener una estrategia transversal que se adapte a los cambios y demandas de la industria. 

Integral y Digital: puede resultar obvio, pero no lo es. Hay que pensar en organizaciones completamente integrales que abarquen lo digital como parte de un todo. 

Centrado en las personas: tanto hacia dentro con el equipo, como hacia fuera con los clientes, en el fondo lo que se crea es una relación interpersonal. Los clientes tienen sus propias dificultades y muchas veces lo que necesitan es que se les escuche, lo mismo que haces con el equipo hay que hacerlo con los clientes.



   

MARISOL GARCÍA PINO, DIRECTORA SELFIE (GRUPO ENTUSIASMO) 

Valedor de la reputación corporativa. Hoy en día, los directores de comunicación se han convertido en los valedores de la reputación corporativa, entendida esta como un valor intangible que se traduce en una consideración y opinión positiva por parte de la opinión pública. Ese prestigio se salvaguarda conociendo los entresijos de la empresa, pero, sobre todo, controlando lo que hace y dice para trasladar una versión coherente de la realidad corporativa.

Gestor transversal. Antaño la labor del responsable de comunicación se ceñía a su relación con los medios y su éxito estaba condicionado por lo bien y profusamente que apareciera reflejada su compañía en la prensa. Hoy en día, son perfiles muy próximos a la dirección general y se ocupan también de involucrarse en la estrategia de las marcas, en la comunicación interna, en las relaciones institucionales, en la gestión de las crisis y, cada vez en mayor medida, en la gestión de la responsabilidad social corporativa y de la transparencia informativa.

Escuchador profesional y capacidad dialogante. Debe recabar las inquietudes de todos los agentes involucrados en la gestión empresarial, especialmente de la dirección y asesorar para trasladar los mensajes clave a los diferentes públicos objetivo (externos y externos), con contenidos adaptados a los canales oportunos.  

Inteligente emocialmente. El nuevo director de comunicación debe ser versátil y poseer altas dosis de control emocional para lograr empatizar y aproximarse a las necesidades reales de sus interlocutores, despertar su atención y difundir el mensaje adecuado (claro, conciso y creativo) en tiempo y forma, aprovechando los múltiples canales a nuestro alcance. Las denominadas “soft skills” son las herramientas complementarias y necesarias en esta sociedad digital a la que nos enfrentamos, saturada de información.



   

MARTA TURIÑO, SOCIA DE IMADES COMUNICACIÓN

Según nuestra experiencia y conocimiento, las cualidades / habilidades que debe tener el/la CEO de una agencia de Comunicación para tener éxito, son:

Empatía y escucha activa: es una de las cualidades fundamentales en el/la CEO de una agencia que diariamente se reúne con distintos públicos, cada uno con unas necesidades comunicacionales diferentes. El público objetivo más importante en este sentido es el de clientes potenciales, personas que buscan un aliado que les aporte una solución a sus problemas y necesidades. La escucha activa permite ofrecer la respuesta idónea que el cliente potencial está buscando y poder diseñar una estrategia personalizada y adaptada a sus necesidades.

Liderazgo: ser líder no es solamente tener capacidad para liderar. Ser líder implica tener carisma, saber entender al interlocutor en cualquier contexto o escenario y conseguir que nuestra reacción le aporte valor, que nos elija como fuente de autoridad porque CONFÍA en nosotros. El liderazgo para un/a CEO en una agencia de Comunicación es esencial de cara a todos sus públicos: su equipo de trabajo, su empresa, los socios y accionistas de su agencia, sus clientes, sus proveedores. Un CEO debe enamorar profesionalmente.

Menos es más: aunque resulte un tópico, el éxito verdadero en la gestión de un/a CEO muchas veces radica en la simplificación de los problemas. Hay que soñar en grande para hacer grandes cosas, pero hay que aportar soluciones sencillas a problemas aparentemente complejos. Con propuestas concretas, paso a paso y con firmeza, una gestión sencilla pero bien trabajada es la llave al éxito.

Coordinación y delegación: la gestión de personas es una de las labores más difíciles para un/a CEO. En función del tamaño de la agencia, se trata de una función que puede no hacer. Sin embargo, resulta crucial poseer habilidades en este sentido, tanto para poder coordinar a los profesionales, sus funciones, adecuación a tareas y sus resultados, como saber delegar de forma adecuada y efectiva. El buen cumplimiento de los objetivos muchas veces depende en exclusiva de una correcta delegación.


   

MARÍA GARCÍA DE LA CECA, DIRECTORA DE GALLERY ROOM

Una de las tareas más difíciles a las que se enfrenta la alta dirección es la gestión y dirección de equipos. Siempre ha existido la desmotivación, la inseguridad, la competitividad o el desarraigo laboral, pero el liderazgo en gestión de equipos es, a día de hoy, un tanto más complejo con las nuevas generaciones. Las agencias de comunicación acusamos esta nueva reorganización de valores y prioridades; siempre han presumido de tener una plantilla joven, por lo que la mayoría de las agencias contamos con equipos de profesionales etiquetados como millenials y Generación Z, lo que implica pensar y actuar de una forma diferente para que el liderazgo sea efectivo.

Es por ello que la dirección debe contar con cualidades muy específicas orientadas al liderazgo de equipos jóvenes:

Liderazgo empático, basado en la cercanía, el entusiasmo y la calidez, con la finalidad de conseguir despertar en el consultor las ganas de trabajar, sintiendo las metas que alcancen como propias. La empatía es mucho más que entender o ponerte en la situación de la otra persona, el liderazgo empático conlleva entender cómo va a afectar una acción a cada uno de las personas del equipo.

Rodearse de perfiles versátiles y multimedia. La versatilidad de perfiles favorece la cooperación, el dinamismo y la creatividad. También evita la frustración o el desgaste porque son personas potencialmente dispuestas a asumir nuevos retos y tareas. Por supuesto, conocer y saber expresare a la perfección en el entorno multimedia es un requisito indispensable.

Practicar la escucha activa en el entorno laboral permite generar un óptimo clima de confianza, motivación y desempeño. Se trata de una de las herramientas más poderosas en la gestión de equipos, porque tiene efectos directos para todos los empleados en una conversación.

Ligada a la anterior, destacaría la capacidad del directivo de saber retener talento.



   

LUDI GARCÍA, MANAGING DIRECTOR PARA ESPAÑA DE HOTWIRE

Liderazgo y visión. El mundo de la comunicación está cambiando a pasos agigantados. En ocasiones es muy fácil caer en tendencias efímeras o modas. Por eso, lo importante es tener claros los objetivos de nuestro trabajo, nuestro propósito como compañía y como profesionales. En Hotwire creemos que la comunicación es un elemento esencial en la creación de negocio y su carácter estratégico. El trabajo de un CEO es trasladar esta visión al resto de los profesionales de la compañía y acompañar a los clientes en la definición de estas estrategias que les permitan alcanzar el éxito.

Tener presentes los valores de la compañía. El verdadero reto de los CEO de las agencias de comunicación –y del resto de sectores– es saber trasladar los valores de las compañías a sus stakeholders, desde sus empleados, clientes y colaboradores. El reto es tener definidos estos valores y que se respiren en todos los ámbitos de la compañía. En Hotwire los tenemos muy claros: experiencia, transparencia, conectividad, espíritu aventurero y ambiciosos. Todos ellos están presentes en nuestro día a día en la relación con todas las personas con las que colaboramos. 

Empatía. Saber entender a las personas y sus necesidades es, en definitiva, el gran trabajo de un CEO. En una agencia de comunicación están, por un lado los empleados, que son para Hotwire en particular el mayor activo. Y por otro, nuestros clientes y colaboradores. Saber entender sus necesidades, desafíos y preocupaciones como personas y profesionales es clave para construir una relación de colaboración. Al final del día lo importante son las relaciones y vínculos que establecemos con las personas y lo que nos termina diferenciando.

 


     

F. JAVIER DE MENDIZABAL CASTELLANOS, CONSEJERO DELEGADO DE ACH SEC-Global

Dar ejemplo. En el viejo código mercantil -yo hice Derecho- había una frase que siempre he tenido presente en mi vida empresarial: “administrar la sociedad como un buen padre de familia”. Supongo que esto ya habrá sido suprimido, pero para mí sigue siendo una máxima que también se puede resumir en “dar ejemplo”. Difícilmente puedes exigir si no eres capaz de demostrar a tu gente que eres el primero en cumplimiento, en servicio a clientes, en estar permanentemente informado, en dedicación y en un largo etcétera. La figura de “un buen padre de familia” me sigue pareciendo perfectamente válida para expresar cómo debe comportarse un CEO.

Transparencia. Las cosas claras. Ser directos y transparentes en la comunicación, en tus prácticas empresariales y en el trato con clientes, empleados y proveedores, evitando cualquier tipo de manipulación y, no digamos, corrupción. 

Los mejores, cerca. Cuanto más talento tengas a tu alrededor, mejor. Creo que Reagan fue un gran Presidente para su país y, desde luego, no lo fué por su formación de base, sino por su capacidad para atraer a los más capacitados a su Gobierno.  

Bases sólidas. Inventar, crear es una clave de nuestro negocio, pero no se debe confundir con inventarse las cosas o prometer imposibles. Es crítico ser capaz de argumentar todo aquello que se dice o hace con fundamento, con una base sólida. Ello no quiere decir que no se deba arriesgar, al contrario, pero siempre con un reason why to believe que de soporte todo lo que hagamos y propongamos.  


   

EUGENIO MARTÍNEZ BRAVO, EXECUTIVE VICE PRESIDENT DE KREAB WORLDWIDE Y PRESIDENTE Y CEO DE KREAB IBERIA/LATINOAMÉRICA/MARRUECOS 

Excelencia: El CEO debe promover la superación continua para dar siempre nuestra mejor versión en un entorno que cambia muy rápido. En Kreab trabajamos en crear equipos que den la máxima calidad en cada proyecto. 

Compromiso: Nuestro trabajo siempre debe ser acorde a los principios y objetivos fijados con nuestros clientes y, también internamente, con nuestros colaboradores. 

Respeto: Es importante como CEO el comprender el entorno que nos rodea y desarrollar un comportamiento que tenga en consideración las distintas sensibilidades de todos los que se relacionan con nuestra empresa. 

Integridad: Para ofrecer la más alta calidad en nuestros servicios, como CEO trabajo en promover que los equipos sean auténticos asesores de nuestros clientes. Para ello promovemos que el asesoramiento de Kreab sea sólido y rigurosamente independiente, tratando de mantener la reputación que hemos logrado a lo largo de los años. 

Confianza: Como CEO trabajo, siempre que los compromisos de confidencialidad y competencia no lo impidan o desaconsejen, en entornos de información abiertos que ayuden a nuestros equipos a tomar las mejores decisiones hacia nuestros clientes.



   

ROSER TIANA, DIRECTORA GENERAL DE INTERPROFIT 

El sector de las agencias de comunicación es particular. La mayoría de los altos directivos y directivas son personas que han trazado su trayectoria profesional desde dentro o bien porque fundaron las agencias o bien porque en el transcurso de su actividad han asumido responsabilidades de dirección general. Para mí este es un primer factor determinante. Los actuales directivos surgen del propio negocio. Podríamos decir que se han convertido en directivos desde la base. 

Esta particularidad, este sello de identidad hace que los directivos y directivas del sector tengan una cualidad prácticamente innata: la evolución constante y su capacidad para adaptarse a los cambios.  Sin esta habilidad, las agencias de comunicación no estarían cumpliendo más de 30 años tal y como está sucediendo ahora mismo. 

Y, por último, su permanente curiosidad y necesidad vital de cuestionárselo todo. Tal vez, por el origen periodístico de muchos de estos directivos y directivas, esta es una de las cualidades más determinantes y que dan sentido, de alguna manera a las dos anteriores.



   

MERCEDES SORIANO, DIRECTORA DE PRESSCODE COMUNICACIÓN & RRPP 

Experiencia en el oficio de la comunicación. Para comprender realmente en qué consiste la labor de la comunicación y poder avanzar, innovar y empatizar con el equipo y el cliente el CEO debe comprender el oficio. Si no, no podrá defender los intereses del cliente ni de su equipo, y no podrá llevar a la agencia hacia nuevos retos. 

Flexibilidad y adaptación. Porque vivimos en un mundo cambiante, un CEO debe saber adaptarse… no sólo a los clientes, sino también a su equipo. Para comprenderlo y liderarlo en coherencia con la vida actual, las tendencias del mercado (muy cambiantes), las nuevas tecnologías y las necesidades de los clientes. 

Formación constante. Un CEO de una agencia no puede dar la espalda a la evolución constante en la que vivimos. Debe tener un cierto nivel de conocimiento sobre los nuevos canales de comunicación, las últimas tendencias y la evolución del mercado, de manera que pueda así ofrecer un buen servicio al cliente.



   

VICTOR GUERRA, SOCIO Y DIRECTOR DE DESARROLLO DE NEGOCIO DE BRANDOMINUS

Flexibilidad. Vivimos tiempos cambiantes. Cada día nacen nuevas tendencias, herramientas, tecnologías… Nuestro propio sector está en pleno proceso de reinvención. Los límites que separan lo que es la publicidad, la comunicación y el marketing cada día son más difusos. La mentalidad líquida es indispensable para adaptarse a las nuevas reglas de juego del tablero de la comunicación.

Inconformismo. En un entorno tan competitivo como es el actual, nada es nunca suficientemente bueno. Necesitamos reinventarnos cada día, adecuarnos a las necesidades del mercado y ser brillantes para destacar frente a la excelencia de la competencia y poner en valor nuestro trabajo. Esto es válido vale desde el más pequeño gabinete hasta la multinacional más rutilante.

Empatía. Trabajamos con empleados, clientes y audiencias que pertenecen a la generación más inclasificable y esquiva que jamás hemos conocido. La escala de valores ha cambiado radicalmente. Para tener equipos motivados, debemos aprender a ponernos en sus zapatos y comprender las claves que les enganchan y les inspiran. El sueldo ya no es suficiente.

Compromiso. Considerarte un proveedor de servicios es la mejor clave para fracasar. La labor de un directivo es establecer nexos con sus clientes, entender la realidad de su empresa y su sector e implicarse al máximo en hacer suyos los objetivos de su cliente. En Brandominus no nos consideramos proveedores, somos partners de nuestros clientes, somos parte de su equipo.


   

LUCÍA CASANUEVA Y VALVANUZ SERNA, SOCIAS DIRECTORAS DE PROA COMUNICACIÓN


Liderazgo. Capacidad para liderar equipos multidisciplinares, donde la colaboración de sus miembros es fundamental para lograr un buen resultado. Otra de las habilidades que ha de desarrollar es la de motivar a los profesionales en la consecución de sus objetivos. 

Capacidad de adaptación. Si hay algo que se necesita hoy en el entorno que vivimos de cambios continuos y a gran velocidad es una gran capacidad de adaptación a todo lo que viene. El CEO de una agencia debe ser flexible y adoptar aquellos cambios que son esenciales en el funcionamiento y devenir de la empresa, incorporando la tecnología y las nuevas formas de trabajar en sus equipos. 

Capacidad de escucha y empatía. El desarrollo de esta habilidad es cada día más importante en la relación del líder con su equipo. El CEO ha de ser capaz de comprender las situaciones que rodean a cada profesional y tratar de ajustarlas a las de la propia empresa para que se trabaje con eficacia y armonía.


   

ENRIQUE PASCUAL, CEO DE INDIE PR

La primera cualidad es la del liderazgo, predicar con el ejemplo, que la gente vea en ti un ejemplo a seguir. 

La segunda es el don de gentes, los empleados son el oro de las agencias y hay que tratarles como tal, hay que saber escuchar y empatizar con el trabajador que pasa mucho más tiempo en la agencia que en su casa… tratar a las personas como lo que son, personas, ayudarles siempre y estar a su lado cuando te necesitan. 

La tercera es el aspecto comercial, vender los servicios de la agencia y sus productos, no dejar nunca de crear y de apostar por el I+D ya que nuestra sector avanza cada día más rápido y hay que ofrecer algo diferente al resto siempre. 

La cuarta es la atención al cliente, de ellos vivimos y a ellos nos debemos, no soy partidario del “sibuanismo”, al cliente hay que decirle claramente las cosas aunque a veces duelan. Siempre ir por delante del cliente aportando valor, no dejar que te llame!



   

MAYTE GONZÁLEZ-GIL, CEO DE INFLUENCESUITE 

Un CEO es ante todo un director de orquesta que sabe combinar talentos y extraer lo mejor de los profesionales con lo que cuenta. Se trata de estimular, animando a que cada uno de lo mejor de si mismo y no se conforme. Para ello debe generar el ambiente adecuado para fomentar el trabajo en equipo, el desarrollo de ideas, la responsabilidad ante el cliente, la proactividad, el rigor y la eficiencia. 

Un CEO sabe escuchar porque en nuestro mundo no hay verdades irrebatibles, nos movemos en el campo de las ideas, de las percepciones y alguien con inteligencia puede captar, analizar y aportar sugerencias brillantes a un proyecto. Por eso, hay que estar atento y ser flexible a nuevos modos de hacer las cosas, a ideas disruptivas y planteamientos poco ortodoxos porque van a aportar brillo a lo que seguramente ya sabemos que funciona. 

Un CEO tiene paciencia y sabe enseñar. En los equipos siempre hay miembros más jóvenes que están deseando aprender y mostrar de lo que son capaces. Pero hay que dar tiempo al tiempo, enseñar, orientar, ir tutelando al tiempo que se le da un margen de libertad cada vez mayor.

 



ARTÍCULO PATROCINADO POR E-PRENSA          

Comentarios (0)

Escribir un Comentario







Agencias de Comunicación
Agencias de Eventos
Agencias de Comunicación y Marketing Digital
Clipping / Monitorización
Revistas Corporativas / Branded Content
Agencias de Publicidad
Hoteles para Eventos
Restaurantes para Eventos
Tecnología para Eventos
Azafatas y Modelos
Catering
Productoras/Comunicación Audiovisual
Regalos Corporativos
Software para Comunicación
Formación
Recursos Humanos en Comunicación
Proveedores de Comunicación y Eventos
Escenarios para eventos