X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ARTÍCULO DE ANDREA MUÑOZ, CLIENT EXECUTIVE EN BURSON COHN & WOLFE

Data Scientist, o el apellido del comunicador en 2018

La tecnología ha dejado de ser una solución táctica empleada por las corporaciones para integrarse tangencialmente como elemento imprescindible en cualquier modelo de negocio de cualquier industria.

POR ANDREA MUÑOZ, CLIENT EXECUTIVE EN BURSON COHN & WOLFE. jueves 21 de junio de 2018

ANDREA MUÑOZ
ANDREA MUÑOZ

La metamorfosis de la tecnología de componente operativo a principio transformador ha provocado que, hasta en los sectores más tradicionales, las empresas aspiren a posicionarse como software companies.

 

Este espíritu disruptivo ha marcado, como no podría ser de otra manera, la esfera de la Comunicación Corporativa y las Relaciones Públicas, donde este nuevo escenario plantea un sinfín de nuevas oportunidades.

 

El 90 % de los datos a nivel mundial se han generado en los últimos dos años. En este contexto, herramientas, por ejemplo, relacionadas con el Machine Learning nos permiten contar con nuevas métricas para medir la eficiencia de nuestra estrategia de comunicación. Sin embargo, esto es únicamente la punta del iceberg.

 

A medio plazo, la integración de soluciones como el Big Data o la Inteligencia Artificial (IA) resultará imprescindible para profundizar en el conocimiento de nuestras audiencias y transcender sus expectativas. A través de la «cognificación» (un proceso mediante el cual la IA se integrará en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, según los expertos), las compañías de RR. PP. serán capaces, entre otras cuestiones, de comprender en mayor grado y en tiempo real el sentimiento de la opinión pública, elaborar respuestas basadas en insights fidedignos y distribuirlas de manera acotada y personalizada (todo ello, atención: sin intervención humana).

 

Esta capacidad para optimizar el proceso de comunicación no ha pasado desapercibida en el sector. Medios de comunicación de gran recorrido como la agencia americana de noticias The Associated Press ha empleado la IA para elaborar, de manera automatizada, informaciones sobre más de 3.500 informes de resultados corporativos o más de 10.000 artículos relacionados con los resultados de la Liga de Béisbol Americana en el último año.

 

Aunque, de nuevo, podemos ir un paso más allá. Y es que la utilización inteligente de los datos es y continuará siendo nuestro mejor aliado. Sin ir más lejos, la utilización de tecnologías disruptivas tendrá un impacto muy significativo en ámbitos tan relevantes de la Comunicación Corporativa como la gestión de crisis. Por ejemplo, los planes de contingencia se sofisticarán estructurándose entorno a parámetros prestablecidos que acelerarán la identificación de issues. De esta forma, la utilización de bots permitirá, entre otros aspectos, la elaboración de respuestas más rápidas y personalizadas a los targets afectados o la asistencia efectiva (¡y libre de estrés!) a responsables y portavoces.

 

En otra línea diferente, aunque la integración entre el mundo físico y el digital es una realidad asentada, todavía existen nuevos ámbitos donde potenciar esta relación. En este sentido, sin duda, la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada constituyen una oportunidad para ‘teletransportar’ a nuestra audiencia de los espacios de comunicación tradicionales a otro tipo de entornos. Entornos personalizados donde la realidad y la ficción se entremezclan contribuyendo a contar historias únicas a través de experiencias únicas (desde permitir ‘acudir’ a los periodistas a una comparecencia en la mítica briefing room de la Casa Blanca hasta conseguir que los ciudadanos entren en la estación espacial de la NASA).

 

Y es que la personalización es uno de los valores más importantes proporcionados por estas tecnologías. Ya no solo a la hora de valorar si un contenido en su conjunto es, o no, relevante para una audiencia; sino a la hora de seleccionar y reordenar de manera más sofisticada los mensajes dentro de una información en función de la personalidad del usuario. El análisis de datos en tiempo real es, por tanto, un nuevo asset que permite a los comunicadores impactar de manera directa en las audiencias de interés con contenidos más persuasivos.

 

Más persuasivos, más convincentes, más seductores, más integrales, más reales. Las tecnologías disruptivas han inaugurado un mundo de posibilidades que continuará empoderando a los comunicadores para llevar a cabo nuestra tarea más cotidiana (y más compleja): la de identificar e impactar con historias diferentes (preferiblemente, antes de que lo hagan otros).

 


Artículo de Andrea Muñoz, Client Executive en Burson Cohn & Wolfe


Comentarios (0)

Escribir un Comentario







Agencias de Comunicación
Agencias de Eventos
Agencias de Comunicación y Marketing Digital
Clipping / Monitorización
Revistas Corporativas / Branded Content
Agencias de Publicidad
Hoteles para Eventos
Restaurantes para Eventos
Tecnología para Eventos
Azafatas y Modelos
Catering
Productoras/Comunicación Audiovisual
Regalos Corporativos
Software para Comunicación
Formación
Recursos Humanos en Comunicación
Proveedores de Comunicación y Eventos
Escenarios para eventos